Casa Común y Causa Común

Compartir

A través de un documento titulado “Casa común y causa común”, ex intendentes de toda la provincia expresaron públicamente su apoyo a la exitosa estrategia gubernamental que conduce el gobernador Gildo Insfran para luchar contra la pandemia de COVID-19, al entender que “es blanco de crueles ataques mediáticos, de falsedades generadas por la oposición” con fines electoralistas.

Firmaron el documento los ex intendentes: Fernando De Vido, Úrsula Consiglio, Santiago Mayans, Manuel Negretti, Norma Galeano, Juan Carlos Sandoval, Néstor Díaz, Francisco Alvarenga, Bernardino Salinas, Félix Espínola, Alfredo Rodríguez, Anselmo Portillo, Arnaldo Soler, Miguel A. Insfran, Simon Alvarenga, Arcadio Vera, Nelly Ramona Daldovo, Alberto Figueredo, Eustacio Acosta, Héctor Blanco, Carlos Alfredo Kunz, Víctor Ayala, Félix Bonet, Hugo Leguizamón, Emilia Jara, Lorenzo Lemos, Juan Ignacio Calderon, Oscar Landriel, Juan Carlos Rojas, Santiago Zamparo, Jose Barrios, Reinaldo Terrile, Juan Carlos Gómez, Eulogio Ferreira, Reimundo Alegre, Mario Leguizamón, Maximo Catalino Masso, Juan Carlos Cristanchi, Nerea Oviedo, Enrique Franco, Eleuteria Roa.

Además, Roberto Lovey, Juan Coronel, Maria Eva Juarez, Luis Leon, Orlando Pascual Blanco, Ernesto Juárez, Ruben Dasso, Antonio Cabaña, Jorge Cabaña, Isabel Rolon, Roque Zarza, Ilda Mersedes Galván, Reynaldo Orlando Gulino, Orlando Marcos Gulino, Reimundo Castillo, Francisco Gaetan, Apolinario Cruz, Victor Visgarra, Noemi Ferreyra, Cristino Mendoza, Hugo Vega, Alfredo Valdez, Pablo Nuñez, Aldo Ingoloti, Jorge Adrián González, Pablo Bernal, Ricardo Fernández, Crecencio Vidal Pérez, Oscar Eulogio Gomez, Lazaro Caballero, Aníbal Salinas, Raúl Daponte, Alberto Areco, Alcides Borba, Miguel Alegre, Ignacio Frasqueri, Yolanda Maciel, Raúl Petri, Fausto Escajadilla, Alberto Américo Casadei, Luis tomas Oviedo, José Manuel Figueroa, Gerónimo Álvarez, Oscar Saucedo y Fulgencio Piris.

“Quienes en alguna oportunidad recibimos el voto de confianza de nuestros vecinos para desempeñarnos al frente de nuestros respectivos municipios, en distintos periodos constitucionales de nuestra corta vida democrática, nos vemos en la necesidad de expresarnos públicamente para referirnos sobre la situación de la pandemia y la política sanitaria desarrollada por el Gobierno Provincial”, afirmaron.

En razón de ser “conscientes de las profundas transformaciones experimentadas en el sistema de salud pública en el período que se inició en el año 1995 ya que somos testigos calificados de la incidencia del Modelo Formoseño en el sistema provincial integrado de salud”, indicando que quienes “no asuman esa verdad padecen de una grave miopía política que les impide percibir la realidad”.

A modo de ejemplo, citaron la habilitación del Hospital de Alta Complejidad “Juan Domingo Perón”, que es uno de los dos centros de América que realiza trasplantes de órganos en forma gratuita, asimismo los hospitales distritales y centros de salud para la atención primaria, que fueron concebidos con una perspectiva de equidad territorial “siendo una causa común que nos enorgullece como formoseños”, destacaron.

Por ello, ante el contexto de pandemia exhortaron al cuidado de la casa común para evitar la propagación del virus lo que llevo a la necesidad de aplicar protocolos sanitarios recomendados por la OMS y la legislación nacional de emergencia y excepcional y poniendo de resalto que “el resultado del esfuerzo del conjunto nos permite vivir en la provincia con menos contagios y fallecimientos de todo el país a causa del COVID-19”.

Sin embargo, los jefes comunales con mandato cumplido denunciaron enfáticamente que “este éxito en la gestión gubernamental que encabeza el Gobernador Gildo Insfran está siendo blanco de crueles ataques mediáticos, de falsedades generadas por la oposición lanzada de lleno a competir por candidaturas prematuras y de acciones judiciales y en el sistema interamericano de protección de los Derechos Humanos que están condenadas al fracaso”.

Recordando que el primer derecho humano “es el derecho a la vida que se complementa con el derecho a la salud”, tratándose de “los valores que se privilegiaron desde el Estado provincial y su conducción política”.

Por todo lo expuesto, cerraron diciendo que “tenemos el deber político de defender, por encima de nuestros distintos orígenes partidarios la política sanitaria ejecutada porque se trata del cuidado de nuestra casa común”.