Compartir

Este martes 20 de julio, falleció el ministro de Cultura y Educación, el doctor Alberto Marcelo Zorrilla.

A través de una hermosa pero triste publicación, su hija Gabriela, en sus redes sociales lo despidió diciendo: “Hoy me toca decirte adiós papi querido, pero un adiós cortito, un adiós por un rato, un adiós a la experiencia física que vivimos en esta tierra”, expresó.

“Nuestras almas son eternas, solo el cuerpo es finito” continuó y destacó: “La alegría brota de mi alma al saber que en esta tierra me tocó el mejor papá del mundo”.

Entre sus sentidas y sinceras palabras, Gabriela le agradeció por haberle enseñado con el ejemplo a vivir con valores éticos, como la honradez, la bondad, la rectitud, el altruismo, el respeto absoluto a cada ser vivo de este planeta, la tolerancia, la cortesía, el cumplimiento en el trabajo y la libertad.

Lo calificó como un hombre con una “hermosa sonrisa y buen humor”, como una persona “muy trabajadora, con un gran sentido del servicio al prójimo, pero también como un papá y un abuelo muy presente”.

Entre sus anhelados recuerdos compartió la frase que siempre citaba de Charles Chaplin: “El mundo pertenece a quien se atreve, y la vida es mucho más, para ser insignificante”.

El doctor Zorrilla, tuvo una gran trayectoria como funcionario provincial. Fue ministro de la Comunidad, coordinador ejecutivo del instituto PAIPPA, jefe de la cartera de Desarrollo Humano y finalmente ministro de Cultura y Educación.

Fue un militante incansable del peronismo, un compañero de lucha y convicciones firmes.

Como se refirió su hija, en su carta de despedida, “hoy en el día del amigo, se fue un amigo del pueblo”.