Compartir

Que se dan diariamente en los efectores sanitarios de la comunidad y se complementan con atenciones casa por casa

La Primavera es una comunidad ubicada en el noreste de la provincia de Formosa, a pocos kilómetros de la localidad de Laguna Blanca y a 155 kilómetros de la capital provincial. Allí, se brindan atenciones integrales de salud, respetando los patrones culturales y las tradiciones locales de las familias originarias Qom, por medio de un equipo de profesionales y agentes que cumplen también funciones en el centro de salud “Nazareno”.

Cuenta con los servicios de: -emergencias- que tiene incorporado las ambulancias con los choferes, y -enfermería- con guardias permanente las 24 horas, todos los días del año. Y el servicio de vacunación que está disponible también de lunes a viernes, el cual en los últimos años viene logrando importantes cifras en las coberturas, gracias a un minucioso trabajo en terreno que realizan los vacunadores de manera organizada y programada.

Además, se ofrecen atenciones médicas, odontológicas y obstétricas, de lunes a viernes en horarios establecidos y con guardias pasivas, que luego del horario de atención, dan atenciones, de acuerdo a las demandas que puedan surgir. Se entregan medicamentos, al igual que cajas de leche para niños y embarazadas. Todo de manera gratuita.

El director del centro de salud, Dr. Julio Escalora, afirmó al respecto que “los servicios están siempre cubiertos, además, se hacen recorridas en terreno con atenciones casa por casa. Por la mañana se cumple con las atenciones en el Centro de Salud y en el Centro de Salud Nazareno, ambos emplazados en la misma comunidad; y por la tarde organizamos las salidas para visitar a las familias en sus domicilios”.

En cuanto a la población a cargo describió que es “rural  y dispersa”, con alrededor de 3 mil habitantes y aproximadamente 484 familias. La Primavera está delimitada en 15 zonas sanitarias, a cargo de enfermeros y agentes sanitarios que se afectan a cada una “para realizar las distintas acciones en terreno que son nuestra fortaleza”, mencionó.

Cabe destacarse que la mayor parte del equipo está conformado por personal de salud originario: “3 choferes, administrativos, más todos los enfermeros y los agentes sanitarios. Solo 3 o 4, incluido yo, somos criollos, es decir, que no nacimos en la comunidad La Primavera”. Indicó que “esto nos permitió que el vínculo con nuestra población sea más estrecho y que hayamos roto muchas barreras, mayormente culturales. Pero estamos convencidos que con amor, solidaridad y buenos gestos, todas las barreras se pueden vencer”.

Comentó que tienen un promedio de  “930 pacientes atendidos mensualmente, entre niños y adultos; y un poco más de 11 mil consultas anuales”. De ese porcentaje, la mayor parte “se trata de atención primaria de la salud en terreno, es decir, atenciones en la propia casa de los pacientes, donde no solo hacemos la asistencia a los puntuales problemas de salud, sino que también concretamos acciones para promover hábitos saludables y prevenir las enfermedades”.

Especificó que, a pesar que en el contexto de pandemia, el trabajo se vio modificado, porque no pueden hacerse charlas que congreguen masivamente a las personas, como veníamos haciendo anteriormente en las escuelas, iglesias y otras instituciones de la comunidad, igualmente “seguimos promocionando la salud cuando visitamos a las familias, dándoles consejos de hábitos saludables para que puedan tener un mejor manejo de su salud”.

Valoró que “el vínculo entre el equipo de salud y los pacientes se formó y creció a lo largo de estos años” y se fue fortaleciendo día a día. Aclaró que “no es casualidad ni magia”, sino el producto del trabajo “comprometido, profesional y por sobre todo humano. Los vecinos conocen a todo el equipo de salud porque llegamos a todas las casas y a todos los rincones de nuestra comunidad”.

Trabajo articulado en red

Acerca de la metodología de trabajo, recordó que es de referencia y contrarreferencia, “lo que nos permite hacer el seguimiento a nuestros pacientes. Es articulada entre los efectores de acuerdo a una complejidad de atención creciente, donde el centro de salud es el primer nivel; es la puerta de entrada, el primer acceso que tiene el paciente al sistema de salud”.

Detalló que la atención primaria de salud que se brinda “da respuesta al 80% de las demandas que se presentan”. Mientras que “el 20% restante, que no podemos solucionar aquí, es derivado al segundo nivel de atención que para nosotros es el hospital distrital de Laguna Blanca”.

De ahí en más, si la patología del paciente lo requiere, es derivado al tercer nivel de atención que serían “los hospitales de la capital de la provincia: el Central, Madre y el Niño, Distrital 8 y por último el de Alta Complejidad que es el de mayor nivel dentro de la red de salud pública provincial”, precisó.

“Tenemos conformada una red sanitaria, de la que no solo formamos parte los que trabajamos en el ministerio de Desarrollo Humano, sino que trabajamos de manera mancomunada con otros entes estatales, como el ministerio de la Comunidad, las fuerzas policiales, de seguridad, y actores sociales referentes, que nos facilitan la llegada a la gente y a detectar, por ejemplo, los casos que revisten cierto riesgo de salud para que podamos intervenir prontamente”.

“Aunque sabemos que tenemos mucho por hacer, como equipo de salud, estamos muy conformes con nuestro trabajo y con los logros que venimos obteniendo. Esto se evidencia en las estadísticas, ya que, por ejemplo, hemos bajado significativamente los índices de mortalidad materno – infantil, como el de las enfermedades prevalentes. Esta pandemia nos mantiene en alerta pero gracias a la colaboración de todos, que entienden que las medidas son tomadas para el bien común, podemos llevar las situaciones que se presentan de la mejor manera posible”.

El día a día

Cynthia Fernández, es enfermera universitaria, es originaria qom y  lleva 5 años trabajando en el centro de salud. Comentó que “Los vecinos saben que en caso de urgencias, a cualquier hora pueden acudir al centro de salud a dar aviso y que,  inmediatamente, va un enfermero hasta el domicilio y lo trae hasta aquí para que el doctor lo evalúe. Si es necesario, se hace la derivación y se realiza el traslado en la ambulancia que está disponible las 24 horas”.

“Las visitas a las casas se van planificando de acuerdo a las necesidades en cada caso. Por ejemplo, vamos controlando a las embarazadas, a los que les toca alguna vacuna, hacemos el seguimiento a los pacientes de riesgo, a los crónicos y a los que se encuentran en tratamiento por otras afecciónes”.

“El agente sanitario es el principal encargado de acompañar al paciente, ya que, hace de traductor del idioma qom, para facilitar la comunicación del paciente con el equipo de salud y las indicaciones médicas que se van dando. Entregamos también los medicamentos gratuitos para cada tratamiento”.

Por su parte, Mirta Machagay, enfermera y agente sanitaria originaria qom,  expuso que “somos siempre bien recibidos por los vecinos. Nos favorece hablar el mismo idioma porque cuando hay algo que ellos no comprenden, por ejemplo, cuando se trata de indicaciones médicas para los tratamientos, hacemos la traducción para explicarles lo mejor posible y que puedan comprender para cumplir con sus tratamientos y puedan recuperarse pronto”.

“Cuando algún paciente no está asistiendo a sus turnos programados, nos acercamos al domicilio para saber que le sucedió y le re programamos el turno. Si es necesario lo trasladamos en la ambulancia. Ya sea con el hospital de Laguna Blanca o con los hospitales de la capital, siempre estamos comunicados y al tanto de los movimientos de los pacientes. Forma parte del seguimiento que le hacemos”.

Finalmente, Ceferino Fernández, referente de la comunidad, agradeció el trabajo diario que hace el equipo de salud “que permanentemente procura una salud integral para nuestra comunidad, recorriendo todos los días las casas.

“Especialmente en este tiempo de pandemia están cuidando mucho nuestra salud. Contamos con atenciones, vacunación, medicamentos, todo sin costos. A cualquier hora del día que vamos nos atienden”.

“Como miembro de la comunidad, quiero aprovechar para agradecer a nuestro gobernador  Gildo Insfrán, porque nos tiene siempre presentes y por todo lo que tenemos gracias a su gestión: escuelas, rutas, caminos con ripio, tendido de luz eléctrica, viviendas -cada una con su aljibe o depósito de agua-. Quiero resaltar que estamos en periodo de sequía, pero la municipalidad nos asiste con el camión cisterna que carga agua en las casas todos los días. Gracias a todo esto, estamos bien”, concluyó.