Compartir

El Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación llevará adelante el Programa de Viviendas Piloto con Eficiencia Energética y Energía Renovable que posibilitará la construcción de 128 viviendas sustentables en las seis regiones bioclimáticas del país.

En ese marco, la ciudad capital de Formosa fue elegida para la construcción de 16 unidades habitacionales con esas características, puntualmente en el barrio La Nueva Formosa.

Así lo confirmó el arquitecto proyectista de la Dirección de Estudios y Proyectos del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), Adan Gilbert, quien en diálogo con AGENFOR brindó precisiones sobre la iniciativa.

“A nivel nacional se van a construir 128 viviendas pilotos y 16 de ellas en la ciudad capital, en el barrio La Nueva Formosa, en una manzana destinada exclusivamente para este proyecto”, informó.

En relación al objetivo principal de esta nueva propuesta, manifestó que se trata de medir el consumo de energía eléctrica, el agua para consumo sanitario y el gas, señalando aún restan estudiar las características en cuanto al calentamiento interno de la casa y el comportamiento higrotérmico.

“En líneas básicas y generales, tenemos que tener en cuenta la posición del sol, los vientos y demás, para poder mejorar las condiciones de confort de la vivienda”, especificó.

“A esto también se le agregan dos tecnologías que son para aprovechar la energía renovable, en este caso es la del sol, y vamos a usar un sistema solar térmico para calentar agua para el consumo sanitario y otro para la transformación de la energía solar en eléctrica”, amplió Gilbert.

Modelo de viviendas

Al aludir al modelo de las mismas, detalló: “Se toma como base una vivienda típica, se la rediseña para aprovechar ciertos aspectos bioclimáticos y mejorar las relaciones tanto en paneles y techos para que ese confort sea más sustentable en el tiempo”.

También, mencionó que las unidades habitacionales serán de dos dormitorios, con una sala de estar, comedor y cocina. “No dejan de ser casas con interés social, por lo tanto tenemos un presupuesto acotado porque la idea es que esta experiencia la podamos replicar en el futuro. Obviamente, una vez terminadas las obras, vamos a evaluar en qué estuvimos acertados y en qué no, para poder corregir y mejorar”, añadió.

“Una vez construidas las viviendas, durante el primer año de ocupación, van a estar monitoreadas a través de equipos y sistemas informáticos que nos va a proveer el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) a todas las localidades que intervienen en este proyecto”, pormenorizó.  

Sistema de adjudicación

A su vez, el arquitecto Gilbert indicó a esta Agencia que “desde el área social están estudiando implementar para estas viviendas el mismo sistema de adjudicación que se viene llevando adelante desde el IPV, el cual es por sorteo, ya que funciona muy bien y es muy correcto”.

“Esto se da a través del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), que es el que provee el aspecto económico a nivel nacional –remarcó-. Por lo tanto, tenemos que cumplir con tres niveles de exigencias: internacional, nacional y provincial”.

En esa línea, acentuó que “estamos en los ajustes técnicos y económicos finales para poder dar viabilidad al inicio de las obras. Estamos en el último tramo haciendo ajustes técnicos, pero esperamos dar inicio a la brevedad”.

Materia prima provincial

En relación a los materiales de construcción, expresó: “Siguiendo la política del Gobierno, la idea es incorporar todos los materiales que se producen en la provincia como ser el ladrillo, la arena y las maderas”:

“Para lograr estos estándares, tuvimos como criterio general mantener el sistema tecnológico tradicional que se usa en la provincia e incorporar estas nuevas tecnologías, haciendo un sistema constructivo mixto que mejore las condiciones de las paredes, techos y otros artefactos, para así poder cumplir con los objetivos del proyecto internacional”, precisó.

Unidades ambientales

Con respecto de si las viviendas son de reducción ambiental, el profesional explicó: “Es un compendio de cosas, obviamente la arquitectura y la obra en sí están pensadas en aspectos para reducir y lograr una mayor sustentabilidad a los consumos de energía” y aclaró que para que esto ocurra, también es muy importante el comportamiento de uso responsable por parte de las familias que las utilicen”.

A modo de ejemplo, planteó que “si nos enfocamos en la aislación de techos y paredes para una habitación, a la hora de refrigerar los equipos de aires acondicionados van a consumir menos energía porque no se va a calentar tan rápidamente la habitación y habrá un ahorro energético”.

Finalmente, puso de resalto que a nivel nacional, Formosa es la única provincia que está “representando al NEA”, porque está en la región bioclimática uno, que es muy cálida y húmeda, completó.