Importante aporte del laboratorio Laformed en la entrega de larvicidas para la campaña contra el vector del Dengue

Compartir


El laboratorio provincial Laformed abarca, además, la producción de repelentes de uso personal, insecticidas ambientales y larvicidas biológicos que forman parte de las múltiples acciones que se implementan para evitar la presencia del mosquito Aedes aegypti, vector del dengue.
Para ello el gobierno de la provincia realiza la entrega gratuita de larvicida y repelentes a los vecinos, además de los descacharrizados, fumigaciones en las viviendas y en los espacios públicos.
El larvicida utilizado de nombre Bacivec de Laformed, está elaborado bajo una fórmula que no es tóxica para el medio ambiente, ni para humanos, ni para otras formas de vida como mariposas, abejas, pájaros, peces, plantas. Es totalmente inocuo y no cambia el sabor, olor o color del agua, explicó el médico epidemiólogo Mario Romero Bruno.
Al referirse a su composición, Romero Bruno comentó que su ingrediente es una bacteria que produce unos cristales que consume la larva del mosquito vector del dengue, el Aedes aegypti, para alimentarse y esto le causa la muerte. Debe colocarse cada 3 días. “Para su aplicación se mide la superficie del recipiente y no la cantidad de agua que contiene”.
Agregó “que esta especie de mosquito elige para vivir los recipientes ahuecados que contienen agua limpia quieta. Pone sus huevos adhiriéndolos a las paredes cerca de la superficie del agua y luego se transforman en larvas que se desarrollan en el agua. “Y es en la etapa de larva cuando sale a la superficie para alimentarse, consume los cristales del larvicida y mueren”.
La eliminación de criaderos sigue siendo la medida más efectiva.
“Eliminar los criaderos es siempre la medida más efectiva para enfrentar al dengue porque así eliminamos al mosquito mediante un solo paso en la fase acuática, que a su vez consta de tres etapas en su desarrollo en el agua: huevo, larva y pupa. Pero también el uso de larvicidas resulta una opción que podemos agregar como medida para matar al mosquito en esta fase”,
“El uso del larvicida es muy útil porque también elimina al mosquito antes de llegar a su fase adulta que es la fase aérea, es decir cuando vuela y pica”. Recordó que el contagio se produce cuando el mosquito pica a una persona sana después de haber picado a una enferma transmitiéndole así los virus del dengue.
“Por eso es fundamental impedir que el insecto llegue a su fase adulta. Evitar su reproducción con la eliminación de todos los recipientes que pueda adoptar como criaderos o cortar su ciclo de vida cuando está en la forma acuática a través del uso del larvicida”.
Sin embargo, volvió a resaltar que el uso del larvicida solo se aconseja cuando el agua de algún receptáculo no se puede eliminar o cambiar diariamente. “Esto ocurre por ejemplo con el agua que se junta para consumo humano en cántaros, tanques, aljibes y similares, ya sea de lluvia o de red”. Y destacó que a pesar de no poder eliminar estos recipientes “deben taparse herméticamente para que el mosquito no deposite allí sus huevos”.
“Debemos tener en cuenta que los huevos se eliminan solo desagotando el agua contenida dentro de los objetos y cepillando o fregando las paredes donde se adhieren y que lo mismo ocurre en la etapa de pupa. Solo las larvas mueren con el larvicida”.
Insistió que para combatir al mosquito “lo fundamental es siempre la eliminación de los criaderos o el tratamiento adecuado de los recipientes tapándolos o colocándolos boca abajo para impedir que el mosquito se aloje, ponga sus huevos y se reproduzca”.