Compartir

El Defensor del Pueblo, José Leonardo Gialluca, criticó duramente a quienes, “sin conocer el proyecto DIOXITEK, aparecen ahora, sin respaldo técnico, jurídico o legal alguno, como opinólgos expertos técnicos u opositores acérrimos a la obra”.

El Ombudsman Provincial, en evidente alusión a las opiniones en contra de la instalación de la Planta Industrial de Enriquecimiento de Uranio en la provincia, la cual se encuentra en una segunda etapa de ejecución, afirmó que: “Quienes venimos siguiendo el proyecto desde sus inicios, habiendo estudiado concienzudamente cada uno de los tomos que integran el expediente conformado, previo a la Audiencia Pública llevada adelante en el año 2014 en nuestra ciudad capital, vemos con asombro como un legislador que ni siquiera participó del acto de referencia o quienes, como de costumbre no siendo representantes de toda una comunidad, me refiero a Namqom, se presentan como tales a opinar, como verdaderos expertos y conocedores en materia nuclear”.

Amplio afirmando que “ésta actitud asombra, porque lo relacionado con dicha temática, es una cuestión de conocimiento sumamente compleja, que a los expertos les lleva décadas aprender”.

En lo que respecta a la Defensoría del Pueblo, recordó que “previo a la realización de la audiencia pública, la Dirección de Ambiente y Desarrollo Sustentable, afectó por tres meses a cuatro profesionales del derecho y formuló numerosísimas consultas técnicas que fueron evacuadas tanto por la subsecretaría de Recursos Naturales, Ordenamiento y Calidad Ambiental de la Provincia, como por miembros de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y por profesionales independientes que accedieron a compartir sus conocimientos y explicarnos, de la manera más simple los extremos y alcances de Dioxitek y el Reactor Carem, para Formosa”.

A su turno, el secretario Letrado de la Defensoría del Pueblo, José Porfirio García, expresó que “con tales antecedentes, contamos con los fundamentos lógicos, jurídicos y técnicos necesarios para fijar una postura sobre ambos proyectos. Esos extremos fueron expuestos en la audiencia pública, respecto de la cual un referente de Namqom, evidentemente sin conocer la sustancia del denominado Derecho a Consulta Previa a las Comunidades Originarias, del que versa el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), expresó que tal acto no puede ser tomado como consulta previa”.

Advierte que “sobre esto comete dos errores, la audiencia pública, -subrayó el letrado-, cumple cabalmente lo que debe considerarse consulta previa, a la luz de la norma internacional, la cual, incluso, no era necesaria en el caso de Dioxitek, pues no existe afectación directa ni al subsuelo ni a los recursos naturales de sus territorios ancestrales y menos aún la actividad de la fábrica, como se demostró en la audiencia, producirá efecto alguno en nuestra comunidad”.

Amplia señalando que “los cordobeses de la ciudad de Río Cuarto, cuentan con una mucho mayor y de tecnología mucho menos ambientalmente amigable desde hace más de treinta años y hasta ahora no existen denuncias de daños al entorno natural ni mucho menos, pese a que el establecimiento está emplazado incluso en la zona urbana”.

Afirma García que “Dioxitek y el Carem representan energía y trabajo para Formosa, así lo han comprendido los gobiernos provincial y nacional que están en sintonía y avanzan con la obra”.

Sostuvo finalmente que “en esta cuestión las cosas deben tomarse de quien vienen, lo que no se puede hacer es mentir a la gente y peor aún intencionadamente y sin ningún tipo de fundamentos, tratar de meter miedo que es la postura que, evidentemente, han tomado algunos y respecto de la cual, a su debido tiempo, deberán rendir cuentas a nuestra comunidad”.