Compartir

Se informó desde la Defensoría del Pueblo que “al aumento de tarifas para telefonía móvil e internet que va a golpear  nuevamente el bolsillo de los usuarios y beneficiar a empresas absolutamente con prestaciones altamente irregulares, debemos ahora sumarle que  el gobierno nacional suspendió el plan que les permitiría a los usuarios comprar smartphones 4G a $ 2.200 en 12 o 18 cuotas sin recargo y está renegociando con las empresas la adecuación de este al nuevo Programa “Precios transparentes”, el cual posee una fuerte resistencia de la mayor parte del sector empresarial tanto productores de bienes y servicios.

El Ombudsman José Leonardo Gialluca, señalo que “lo que comenzó con la idea de “canjear” los celulares con tecnología antigua por nuevas terminales 4G derivo en el Plan de Acceso a Internet Móvil (PAIM), que fue presentado en julio del año pasado por el presidente Mauricio Macri y donde supuestamente las empresas habían entendido la importancia de este programa y decidieron sumarse con planes de precios accesibles y con financiamiento; pero en la actualidad la realidad es otra”.

Expuso que “el problema es que con la nueva regulación los precios al contado deberían sufrir una rebaja, pero ello no se da en los hechos y la  idea de renovar los equipos que se ofrecen y que cuesten menos de lo que costaban hasta el 31 del mes pasado no es aceptado por las empresas ya que para  los usuarios y consumidores que  quieran comprar con tarjetas, el costo financiero total del Ahora 12 es de 27,69% y el del Ahora 18, 30,01%”.

“Es que las empresas en sus locales que han hecho desaparecer las financiaciones y ofrecen únicamente a los consumidores compras al contado con nuevos aumentos y/o en cuotas pero con altos intereses”, concluyo denunciando la Defensoria del Pueblo.