Compartir

Al presidir la inauguración de la refacción y remodelación integral e imposición del nombre “Dr. Luis María Fernández Basualdo” al edificio del Ente Regulador de Obras y Servicios Públicos (EROSP) de la ciudad capital, el gobernador Gildo Insfrán lo recordó como “un verdadero formoseño que amaba esta provincia”.

“Voy a empezar saludando a la esposa del querido amigo Luis María, a sus hijas e hijo. Muchas gracias por acompañarnos en este momento tan hermoso para nosotros que lo conocimos y lo valoramos”, comenzó diciendo el primer mandatario, en declaraciones recogidas por AGENFOR.

Tras ello, esbozó que “¡qué puedo decir yo después de que hayan hablado su hija Maluqui, la compañera Claudia (Villarruel, administradora general del EROSP) y de todas las referencias que nos hizo el querido compañero Rodolfo Benítez! Solamente decirles a los familiares que deben sentirse orgullosos de lo que fue este querido amigo en todos los aspectos”.

“Como amigo y en el terreno político, él era un soldado de una causa nacional y popular. Se adaptaba a cualquier encomienda que se le daba”, subrayó, recordando a la vez sus valiosos aportes en los inicios del Modelo Formoseño.

Y avanzó haciendo notar que “si bien él nació en la Capital Federal, de porteño no tenía nada”, pues “era un verdadero formoseño porque cumplió con lo que siempre suelo decir: no es necesario nacer en Formosa para considerarse o ser formoseño. El formoseño nace donde quiere, porque para serlo lo único que hay que saber es amar a Formosa. Y él amaba esta provincia”.

A continuación, comentó que se eligió el día 29 de marzo para homenajearlo porque “es una fecha festiva, es su cumpleaños, más allá de que no lo tenemos entre nosotros porque se fue el 19 de octubre de 2010”.

Y acotó que ese mes “nos golpeó muy fuerte por los fallecimientos de Luis María, de Alberto Calderón y de Néstor Kirchner, el 27 de octubre”.

En el final de su discurso, el gobernador Insfrán acentuó que “voy a ser un eterno agradecido por la gestión que él hizo para que yo siga estando frente al Modelo Formoseño”.

Para concluir, le pidió a la Banda de Música de la Policía Provincial que “nos despidamos con un cumpleaños feliz” en recuerdo a Fernández Basualdo, en lo que fue uno de los momentos más emotivos de la ceremonia.