Compartir

El carácter popular y festivo rodeo al mega-desfile 64° aniversario de la provincialización, que presidido por el gobernador Gildo Insfrán se realizo este viernes por la tarde en el circuito de la plaza San Martín.

Fue un escenario distintivo para esta evocación  definitivamente arraigada en los formoseños, donde centenares de personas  fueron protagonistas excluyentes de este homenaje a los prohombres que hicieron posible que nuestro territorio diera un salto institucional y pasara ser provincia hace justamente sesenta y cuatro años. La jornada resulto propicia para señalarse que hace menos de dos semanas, hubo un esclarecedor renovar del compromiso y acompañamiento del pueblo formoseño con el modelo provincial y su conductor”, en directa referencia a los resultados de los recientes comicios.

Sobre calle Fontana a partir de José María Uriburu hacia el norte fue el recorrer de los exponentes de los distintos estamentos de gobierno, de organizaciones sociales representados por personas de todas las edades, desde la infancia hasta la ancianidad.

El acercarse al palco oficial para saludar, entregar banderas, pancartas y presentes (además de las ya acostumbradas selfies) al gobernador Insfrán se sucedió en  el acto, quien estuvo flanqueado por el presidente provisional de la Legislatura, Armando Cabrera, el intendente Jorge Jofré y el Jefe de Gabinete, Antonio Ferreira.

Fue en el marco de una tarde que de invernal tuvo poco, que favoreció a que las familias se volcaran a celebrar junto a exponentes del más amplio abanico social, quienes a través de carrozas y desfilando con trajes coloridos, brindaron una distracción encantadora.

La apertura del desfile tuvo a la tercera edad como actores centrales, desde aquellos que son asistidos por el IPS en las casas solidarias a quienes forman parte de los programas de contención de la Caja de Previsión Social. Se sumaron los clubes de abuelos y organizaciones civiles que nuclean a la tercera edad en diferentes puntos de la provincia, significándose que muchos de los hombres y mujeres que desfilaban fueron testigos y participes de este hito que se estaba conmemorando, con lo cual conforman la “memoria viva” de la provincia.

Representaciones escolares de niños con capacidades especiales conformando escuadras musicales y agitando coloridos globos y banderitas, precedieron a jardineritos vistiendo prendas donde el celeste y blanco predominaba en diseños muy atractivos recreando la enseña formoseña.

Municipios y representantes del interior, consorcios de pequeños productores que son parte de programas del Instituto Paippa, organizaciones civiles donde confluyen  emprendedoras, madres y niños de comedores comunitarios y clubes, las más diferentes disciplinas deportivas y en fin del quehacer comunitario en general, marcaron un espacio sobresaliente y colorido en el devenir de la columna.

Fue realmente destacado el número de jóvenes que son parte de movimientos políticos, organizaciones civiles en los cuales militan social y comunitariamente, quienes le dieron una gama tan particular como popular a la fiesta.

Las más diferentes esferas del gobierno provincial, con sus programas y planes específicos compartieron muchas de sus elaboraciones y producciones con la gente que en gran número  aplaudió a la vera del trazado de desfile.

Hitos trascendentales

Fue coincidente la opinión en torno a los tres hitos trascendentales de la historia formoseña, esto es  la fundación por el comandante Luis Jorge Fontana en 1879; la de 1955 cuando el entonces presidente Juan Domingo Perón dispuso elevar el rango institucional de Formosa declarándola provincia y finalmente en 1995 con la puesta en marcha del modelo formoseño que encarna el gobernador Gildo Insfrán.

Se insistió en marcar, como ya se hiciera antes, el enorme valor de otros hechos como “instrumentos de transformación”, indicándose aquí “las dos reparaciones históricas”. Una de ellas fue la de 1955 cuando “adquirimos identidad al ser provincia y luego en el 2003 con Néstor Kirchner presidente que retomo la bandera nacional y popular, quien a tres días de haber asumido vino a Formosa y firmo con el doctor Insfrán, su amigo, la segunda reparación histórica, la que llamo la de la dignidad, porque a partir de ahí los formoseños comenzamos a sentirnos que éramos tan argentinos como el resto del país, porque hasta antes éramos la pobre e inviable”.