Compartir

En una nueva visita a Formosa del ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, el gobernador Gildo Insfrán enfatizó que “tomamos las medidas necesarias para corregir el efecto que produjo la politización de la pandemia”, ya que “cuidamos la salud y la vida de los formoseños”.

Al encabezar este martes 15 la firma de diversos convenios con el titular de la cartera educativa nacional en la Casa de Gobierno, el primer mandatario manifestó que “no podemos olvidar ni negar la situación del COVID-19”, en declaraciones recogidas por la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR).

Recalcó que esta coyuntura “no ocurre sólo en la provincia de Formosa, sino en todo el mundo”, marcando que valía esa aclaración porque “todavía hay comprovincianos que siguen negando esta situación”.

Ante este contexto, apuntó que “vamos tomando las medidas” necesarias para paliar los efectos nocivos que genera el coronavirus, las que si bien “no son nada simpáticas” se llevan adelante, porque “nosotros hemos decidido cuidar la salud y la vida de los formoseños”.

“Hay que tomar medidas restrictivas”, planteó, al mencionar que “los países del mundo que han actuado de esta manera, hoy tienen resultados extraordinarios”, poniendo como ejemplo el caso de Noruega, que “está volviendo prácticamente a una normalidad”.

Recordó que el año pasado, gracias a las medidas sanitarias adoptadas por la provincia desde el inicio de la pandemia, “terminamos con solamente un fallecido y menos de 250 casos activos”.

Luego, tras el inicio del 2021, “algunas ‘travesuras’ nos llevaron a esta situación”, ironizó, porque desde sectores de la oposición “politizaron la pandemia a través de medidas judiciales y un apoyo mediático de la prensa porteña que ha hecho bastante daño al sistema sanitario”.

Ante este panorama, expuso el gobernador Insfrán que “tuvimos que tomar medidas que no eran las correctas, porque debíamos adecuarnos a las exigencias de los distintos fallos que salían del fuero federal”, lo cual “produjo el efecto que estamos ahora tratando de corregir”.

“Tenemos casi 700 muertos que hubiéramos querido que no ocurriesen, pero esta es la realidad –sostuvo-. Hay 40 mil casos que se dieron en la provincia y mayo fue el mes más terrible”.

No obstante, señaló que “hoy podemos decir que bajamos los casos diarios”, pasando de 1170 a 440 casos en la provincia, 258 de ellos en Formosa Capital y los restantes en el interior.

“Vamos a salir”

En otro tramo de su discurso, el mandatario manifestó categórico que “la vida no termina en la pandemia”, porque “hay un proyecto en marcha que va a seguir y de esta situación vamos a salir con mucha fuerza”.

Indicó que “así como le prometimos al ministro Trotta en su última visita a Formosa, a principios de este año, que íbamos a iniciar las clases presenciales el 2 de marzo, siempre teniendo en cuenta la situación epidemiológica, así lo hicimos”, sin embargo, a los pocos días “se generó el brote de casos y tuvimos que tomar las medidas que aún rigen hoy”.

En ese sentido, estimó que, evaluando la proyección actual, “después de las vacaciones de invierno volveríamos nuevamente a las clases presenciales”.

Acentuó que “esto no quiere decir que el sistema educativo haya dejado de trabajar” en este tiempo, ya que siguió haciéndolo de forma remota y en determinados casos a través de cuadernillos y las visitas de los mismos docentes a las casas de sus alumnos en los parajes más pequeños.

“La educación no paró”, subrayó contundente el gobernador Insfrán, haciendo notar que “solamente adecuó su comportamiento en este sistema sanitario que tenemos hoy”.

Concreciones

A su vez, al recordar la inauguración que encabezara en marzo del 2020 junto al ministro Trotta del nuevo edificio del Centro Polivalente de Artes (CPA), en lo que se trató del lanzamiento nacional del ciclo lectivo del año pasado, significó ante esta Agencia que “hoy llevamos inaugurados 1393 complejos educativos de los Niveles Inicial, Primario y Secundario”.

Rememoró que con la gestión del expresidente Mauricio Macri “tuvimos el compromiso de que se iban a hacer varias salas de jardines en Formosa”, reprobando que finalmente “no se hizo ninguna”.

“Nos paralizaron todas las obras que teníamos en marcha, como el Centro de Medicina Nuclear, la planta de dióxido de uranio Dioxitek, entre otras”, condenó el titular del Ejecutivo, resumiendo que “fueron cuatro años que tuvimos que aguantar y soportar con nuestros propios recursos, los fondos del Tesoro de la provincia”.

En este punto, agradeció al pueblo formoseño porque “ha sabido comprender y acompañarnos en todo momento”, realzando que pese a que “nos hicieron operaciones de todo tipo, no aflojamos nunca”.

Reconoció al presidente de la Nación, Alberto Fernández, por “iniciar todas las obras que estaban paralizadas” por la gestión macrista y también al ministro Trotta por “las construcciones que vamos a iniciar”, tanto de los jardines de infantes como el nuevo edificio del Instituto Politécnico.

“El Modelo Formoseño es tan amplio, integral e integrado, que cada cosa tiene que ver con esa articulación para que el formoseño esté cada vez mejor, porque en nuestra política el hombre está en el centro de todo nuestro accionar para que tengamos un pueblo feliz y una Patria grande”, finalizó.