Compartir

“Estoy pensando que el INTA tiene que estar cerquita de la gente, dar respuestas a las demandas día a día y tener capacidad para pensar, planificar a mediano y largo plazo; ese es el INTA que queremos”, sostuvo el intendente de Ingeniero Juárez, al hablar ayer en el acto de la inauguración oficial de la sede de dicho organismo nacional.

En la ocasión, el jefe comunal indicó que “me satisface es poder compartir con ustedes, después de varios intentos, esta inauguración oficial de la sede del INTA por la importancia que le asigno por su proyección que le otorgo en el mediano y largo plazo a favor de la producción y fundamentalmente de los productores de nuestra región.”

Resaltó seguidamente que “trataré de ser breve y  me limitaré a referirme a dos cuestiones que considero importante por aquello que, nobleza obliga, y para que después hablen los que saben. En primer término quiero reivindicar, y no por obsecuente, sino porque forma parte de mi convicción, cuatro o cinco conceptos que pertenecen al doctor Insfran y junto a otros forman parte de su proyecto y de su prédica política, que es el marco donde se inserta la inauguración de esta estación experimental del INTA.”

En ese sentido, formuló primero “un reconocimiento a la dignidad esencial de la persona humana, segundo, valoración de la educación como formidable herramienta de liberación y progreso de los pueblos; tercero, estimación superlativa de que el trabajo y la producción aliados a la educación, son instrumentos indispensables que contribuyen al bienestar de todos, a la igualdad de las personas, al desarrollo de la solidaridad y al equilibrio psicofísico de los seres humanos; cuarto, la equidad territorial como método y estrategia que promueve la igualdad de oportunidades; quinto, la necesidad urgente de formular un nuevo federalismo, que haga del país una nación integrada.”

 

“Precisamente, estas ideas adquieren sentido y significado con la inauguración de esta estación experimental porque si bien es cierto que el INTA es una institución de carácter nacional la implantación territorial en estos rincones potenciará las posibilidades de cumplir con una misión y visión que no es otra cosa que brindar respuestas tecnológicas que desarrollen innovación, transformación y sustentabilidad del sector agroalimentario y convertirse en un agente de cambio de la ruralidad argentina. Eso es lo que esperamos de esta estación”, puntualizó.

Perfil extensionista

Más adelante, hizo notar que “el segundo tema al que me quiero referir, desde mi rol de intendente y en mi condición de productor,. Personalmente pienso que el INTA, sin desmerecer ni abandonar las tareas de investigación , validación y desarrollo de tecnologías apropiadas, debe tener un fuerte perfil extensionista porque de nada sirve un cumulo de investigaciones y validaciones que ya existen en nuestra zona  sino les llegan y si no se las apropian los productores especialmente.”

Hizo hincapié luego que “para que esto sea posible son necesarias dos cosas: que se aumente la dotación de técnicos extensionistas, con recursos que exigen trabajo y que actualmente son pocos para atender casi la mitad de la provincia. Que se adopte la estrategia que nosotros llamamos comunidad organizada y que los técnicos con formación academica llaman desarrollo rural con enfoque territorial, que no es otra cosa que promover un espacio común para la organización, el compromiso, la solidaridad, la participación democrática de todos los actores que actúan e interactúan en el mismo territorio.”

“Tenemos que ser capaces de abandonar los quioscos y generar un ámbito donde confluyan el INTA, el ministerio de la Producción, el PAIPPA, el municipio , la asociación de productores, las escuelas agrotecnicas y las de orientación rural. Solo así podremos planificar acciones y en común plantearnos un horizonte de aquí a cinco o diez años que tenemos cerca. De lo contrario nos pasará lo que dice el refrán: el que no sabe que quiere, cualquier colectivo lo lleva bien”, abogó.

Finalmente, Nacif indicó: “Abrigo la esperanza de que nuestro INTA de Ingeniero Juárez tenga la osadía intelectual, científica, investigativa y de desarrollo de tecnologías para incorporar al área del trabajo todo lo vinculado  a los impactos derivados de los cambios climáticos. No debemos olvidar que somos parte del Gran Chaco Americano y que todos los estudios de nuestro Chaco prevén importantes impactos en los próximos treinta años, particularmente con el mayor riesgo de sequías e inundaciones según la zona y el aumento de los fenómenos.”

“Esto significa que si no afrontamos adecuadamente estos impactos creando nuevas capacidades, instrumentos y modelos de producción, podemos llegar a tener negativas consecuencias económicas y sociales. Cada año que pasa el tema del agua se torna más complicado para Juárez y el INTA puede hacer un valioso aporte”, concluyó.