Compartir

El intendente de Villafañe Hugo Onisinchuk aseguró que la crisis económica que vive el país no tuvo un alto impacto, ya que las obras de infraestructura continuaron su marcha. Adelantó que ya están próximos a inaugurarse dos escuelas y un centro de salud.

En esa misma línea adelanto que entre el 15 y el 20 de este mes quedará habilitada la temporada de pileta, ubicada en el complejo recreativo en un predio de 30 mil metros cuadrados de superficie que fuera inaugurado por el gobernador en enero de este año.
En el lugar, además de la pileta hay un polideportivo cubierto, cancha de fútbol iluminada además de oficinas.

“A la pileta la estamos poniendo en condiciones, creemos que para el 15 o 20 vamos a arrancar, además se terminaron las ocho cuadras de asfalto de la segunda etapa que unieron todas las instituciones. Estamos contentos y agradecidos por este aporte del gobierno provincial, porque como municipio chico es imposible hacer una cuadra de asfalto” se sinceró el jefe comunal.

Describió que “El gobernador nos hizo veinte y pico de cuadras, hablamos con él y hay posibilidades de hacer más, eso mejora muchísimo la calidad de vida y ordenamiento del pueblo. Tenemos dos escuelas terminadas, en poco tiempo seguramente se inaugurarán, como también la sala” adelantó.
Consideró Onisinchuk que “El ritmo de la obra en Villafañe, con la situación económica que vivió el país, avanzó muchísimo. En términos un poco ególatras, acá no se sintió la crisis en cuanto a obras, porque hemos avanzado” insistió.

En ese marco detalló que “Entregué 14 manzanas donde la gente fue a ubicarse, desde que asumí, a un promedio de 24 terrenos, 300 terrenos, el gobierno provincial hizo el tendido de energía eléctrica agua y estamos rellenando los terrenos, para entregarlos a nivel. Ya van más de 100 mil pesos invertidos entre terrenos y la tierra para rellenar, tiene un costo altísimo” se lamentó.

Producción

El jefe comunal se mostró preocupado por la escasez de precipitaciones para la zona, “todas las cosas que tenemos sembradas, están sufriendo” sintetizó para destacar que “Veníamos bien (con la humedad) hasta hace veinte días,  pero todo lo que es verdura de hojas se destruyó: acelga, perejil, hay partes de los lotes que se fundieron, afectó mucho la sequía”.

No obstante, dijo que la batata aún no se pudo sembrar, porque no existen los plantines por la falta de agua, y “las lluvias de septiembre no fueron suficientes. Ahora hay, pero no está lloviendo, para sembrar batatas tenemos que hablar de una lluvia de 50 milímetros”.

A pesar de este panorama complicado, dijo que están próximos a cosechar maíz, sandía y mandioca.

“Venimos inicialmente del algodón, después se incursionó en la verdura, nos desarrollamos en lo hortícola y en esta última etapa de dos o tres años atrás, lo que se hacía de algodón, se trata de hacer maíz. Hay un gran acompañamiento del gobierno provincial a los pequeños productores con semillas y herbicidas” destacó.

Dijo que la cosechadora con que se cuenta, incentivó el cultivo de maíz, y señaló que desde el municipio incorporaron el mosquito fumigador, que le brinda seguridad a quien debe fumigar, ya que la persona no toma contacto con el veneno.