Compartir

Hace unos meses, se viralizó un video donde el pequeño de cuatro años repetía la famosa arenga del Padre de la Patria antes de la Batalla de Chacabuco: “Seamos libres que lo demás no importa nada”. Ayer se puso en la piel de su ídolo para conmemorar el aniversario de la muerte del general. Retrato de la pasión de un chico que dejó los superhéroes tradicionales por el gran héroe argentino.

La explosión de popularidad se notó este sábado durante los actos conmemorativos al 169 aniversario del paso a la inmortalidad del Padre de la Patria, cuando todos los presentes en la plaza que lleva el nombre del héroe máximo se acercaron para compartir una selfie con el pequeño.

Israel juega a los superhéroes. Se sube el tobogán de la plaza General San Martín de Formosa, pone su mano de visera y mira al vacío como contemplando desde lo más alto de una montaña (o una cordillera) al enemigo que acecha. Entonces, levanta su puño (a veces tiene un sable corvo) y deja la otra mano sobre su cintura en una posición erguida perfecta.

Cualquiera pensaría que está a punto de lanzar el grito de guerra de Buzz Lightyear: “Al infinito y más allá”. O la famosa frase de Woody, su camarada en Toy Story: “Hay una serpiente en mi bota”. Pero el chico de cuatro años sorprende con la frase –quizá la más popular– de su superhéroe favorito: “¡Seamos libres que lo demás no importa nada! ¡Viva la patria!”.

Israel es el niño que saltó a la fama hace dos semanas cuando su papá lo filmó mientras visitaba el monumento al general Don José de San Martín en la plaza central de su ciudad. “Me transformo en San Martín”, decía el nene mientras subía su brazo imitando a la imponente estatua que mira hacia el Norte del Continente. Después repetía la máxima de Don José y le declaraba su amor: “Lo llevo en el corazón”.

La pasión de este niño por el Libertador de América es inconmensurable. Hace unos días, Israel pasó por la puerta del cine de Formosa con sus padres, María José y Daniel Costa. Había una cola interminable para ver El rey león. “¿Querés ir al cine a verla?”, le preguntaron. “No, llévenme a la plaza a visitar al general”, les respondió.

“Siente una pasión descontrolada por este prócer, está las 24 horas con la marcha de San Lorenzo, la arenga de de la batalla, jugando a San Martín”, dice su papá

“Siente una pasión descontrolada por este prócer, está las 24 horas con la marcha de San Lorenzo, la arenga de de la batalla, jugando a San Martín”, dice su papá

“A él siempre le gustaron los superhéroes. Pero, cuando empezó a preguntar por San Martín y supo que había sido una persona de carne y hueso no lo pudimos parar más. Siente una pasión descontrolada por este prócer, está las 24 horas con la marcha de San Lorenzo, la arenga de de la batalla, jugando a San Martín”, explica Daniel. ¿Si tiene algún otro ídolo? ¿Spiderman? ¿Batman? “El sargento Cabral, que era moreno, y le salvó la vida a Don José”, suele decir el niño.

Es que, mientras la mayoría chicos prenden la tableta para ver a Peppa Pig, PJ Mask o las películas de Pixar, Israel le da play a Revolución, el Cruce de los Andes, el largometraje donde Rodrigo de la Serna se mete en la piel del Libertador de América: “Y se sabe todos los diálogos de memoria”, apunta la mamá, que también cuenta que el chico escucha una y otra vez los podcasts del historiador Felipe Pigna en Youtube.

“Cuando se viralizó el video muchos nos felicitaron por la educación y los valores que le dimos a Israel. Pero la verdad es que él se motivó solo, no podemos robarnos ese mérito”, acepta el papá

“Cuando se viralizó el video muchos nos felicitaron por la educación y los valores que le dimos a Israel. Pero la verdad es que él se motivó solo, no podemos robarnos ese mérito”, acepta el papá

¿Qué hicieron ellos para que su hijo mostrara esa devoción por el que quizá sea el prócer preferido de los argentinos? “Cuando se viralizó el video muchos nos felicitaron por la educación y los valores que le dimos a Israel. Pero la verdad es que él se motivó solo, no podemos robarnos ese mérito”, acepta Daniel.

Los papás de Israel no paran de sorprenderse con las salidas y con el intelecto de su hijo. En sus primeros meses de vida tuvieron que estar muy atentos porque el nene nació un tiempo antes con desnutrición fetal por una arteria que se tapó en el cuerpo de la madre: “Gracias a Dios no sufrió ninguna consecuencia. Es un chico con una actitud muy independiente y siempre tuvo esta personalidad súper extrovertida”.