Compartir

La Jueza del Tribunal de familia e integrante de la Comisión de familia de la Asociación de mujeres juezas de Argentina, Karina Kalafatich, reflexionó acerca del avance que hubo en el Poder Judicial de la provincia respecto a las políticas para erradicar la violencia de género.

“Es el Poder Judicial quien ha tomado la posta a nivel nacional y también a nivel provincial en cuanto a lo que significa trabajar para sensibilizar, capacitar y sobre todo a lo que atañe a nuestra función como jefes para erradicar y sancionar la violencia de género”, sostuvo.

Y comentó que se capacitó a jueces y funcionarios de todo el país dentro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y trascendió de tal manera que “el Poder Judicial fue  un bastión importante para generar políticas públicas que han cambiado esta situación”.

En ese sentido, aseguró que si bien cada año aumentan las denuncias respecto a la temática, “estoy convencida que tiene que ver con este trabajo que hacemos de sensibilizar, prevenir y sancionar estos hechos”.

“Los hechos de violencia, sucedieron siempre, lo que pasa que hoy por hoy la víctima tiene más seguridad, tiene donde recurrir, hay más bocas para hacer denuncias, más profesionales especializados y hay una respuesta muy concreta”, manifestó.

Y argumentó que en la actualidad la cantidad de causas que se reciben en las oficinas jerarquizadas y especializadas para los casos, culminan con la misma cantidad de sentencia y resoluciones. A diferencia de antes, que no coincidían.

“A la semana ya estamos dando respuesta, tenemos una resolución que ordena la medida cautelar a la mujer, eso es lo que estamos viendo y a eso me refiero con respuesta inmediata”, afirmó.

Por otro lado, la jueza aseveró que “hubo un cambio de mentalidad”, no sólo en las personas que tienen la obligación de cambiar el sistema e incluir políticas adecuadas sino también en los empleados y profesionales que trabajan en la temática.

“Argentina es uno de los países que mejor legislación tiene en cuanto a violencia de género, el tema es como aplicamos y ejecutamos esa ley y eso mucho depende del posicionamiento del juez, funcionario, policía, el empleado judicial”, explicó.

Y agregó: “Hoy por hoy estos cambios que hubieron moviliza a todo el sistema y hace que dentro del sistema judicial las cuestiones de violencia es una cuestión de Estado porque si no tomamos las medidas a tiempo y sucede algo que vaya en contra de la vida o salud e la mujer es una responsabilidad del Estado y nosotros formamos parte del Estado”.

Por último, remarcó que el Poder Judicial fue el único que declaró de interés la Ley Micaela y por lo cual la Oficina de la Mujer está capacitando a todo el personal para abarcar los temas.

“Esto está muy en boga, se está trabajando, reconozco que falta mucho sobre todo por la perspectiva de género que tiene que tener las resoluciones que tomamos más aun cuando están en juego derechos de mujeres y sobre todo vulnerables”, finalizó.