Compartir

Ante el “escenario de enfrentamiento y falta de entendimiento” que se presenta actualmente entre el PAMI, la Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra), más los Centros Privados, la Defensoría del Pueblo insto al PAMI local que asegure esta prestación especifica a los afiliados

El conflicto generado “por la falta de respuestas positivas de las autoridades de la obra social de los jubilados a los recurrentes pedidos de los nefrólogos con respecto a la actualización del arancel de los servicios prácticamente sin aumentos significativos desde hace bastante tiempo y habiéndose ya advertido que si no se modificaba el valor del mismo; en el mes de agosto no se estaría en condiciones de recibir nuevos pacientes del PAMI y de continuar así, se podría llegar hasta suspender los tratamientos”.

Ante este escenario es que la Defensoría instó a la delegación del PAMI local a cargo de  Iván Kaluk, “a que se adopten todas las medidas necesarias para que se garantice a los afiliados al PAMI a que sean atendidos en los distintos Centros de Diálisis en todo nuestro territorio provincial”.

Todo ello, mientras la obra social de los jubilados continúe con la mesa de trabajo conjunta entre los Representantes de Cadra, Pami, y otros centros de diálisis, para encontrar una salida a los costos de las prestaciones, toda vez que, en la actualidad se debe resolver lo que cuesta el servicio de diálisis en la práctica y lo que paga el PAMIya que por la inflación existente, tipo de cambio, aumentos de insumos y tecnología importada, paritarias, impacto de las tarifas de los servicios públicos, etc., existen diferencias muy marcadas entre lo que abona la Obra Social y lo que se gasta para llevar adelante en este tipo de tratamientos.

El Ombudsman José Leonardo Gialluca, señaló que “buscamos es que ningún afiliado al PAMI el día lunes no sea recibido por algún Centro de Diálisis, pues nuestras abuelas y abuelos, no poseen ninguna responsabilidad en estas cuestiones y sí poseen un derecho que es el de ser dignamente atendidos, toda vez que no pueden esperar ni un día y menos el término de 60 días para que las partes se pongan de acuerdo sobre las actualizaciones, aranceles, toda vez que el PAMI está pagando un 50% menos de lo que valen los tratamientos, y por ello Institucionalmente lo que exigimos es que se continúen con los mismos sin descuidar la integridad psicofísica de los afiliados y que la problemática económica o arancelaria, corra por otro carril y no se los cargue a los jubilados”.