Compartir

El presidente de Federación Económica de Formosa, Enrique Zanín  calificó como  “sorprendentes y preocupantes” los índices de inflación en el país  y que según los especialistas en economía oscilan entre un 55 y un 58 por ciento para este año, situación que desde su punto de vista “repercutirá en todas las economías regionales y pequeñas y medianas empresas.”

Zanín  analizó que este contexto  inflacionario trae como consecuencia la caída  del consumo, la caída de pequeñas y medianas empresas y el quiebre  de las mismas y lamentó que “no haya solución, ni respuesta inmediata a esta situación”. Asegurando que se está llegando al mismo porcentaje de inflación que el año pasado.

El titular de la FEF, calificó al contexto inflacionario en que se sume la Argentina como “algo sin salida” que si bien  el gobierno nacional atribuye a factores externos – como el conflicto entre China y Rusia  o la guerra fría entre China y EEUU O Inglaterra y  Comunidad Económica Europea- que influyeron en la suba del dólar, sin embargo y desde su óptica,  Zanín opinó “lamentablemente vivimos en la Argentina y aquí necesitamos soluciones.”

En su análisis Zanín fue contundente al expresar que “las soluciones  a los argentinos las tiene que dar el ejecutivo nacional, pero lamentablemente a pesar de que estamos en una situación muy compleja, lo que se viene será mucho peor”, lamentó sin ánimo de ser pesimista.

Indicó que dentro del oscuro panorama económico  nacional están previstos aumentos de combustibles y de energía eléctrica, a lo que se suma la negativa de dar bajas a los impuestos que se han solicitado.

En ese sentido confirmó que se está trabajando fuertemente con todas las entidades intermedias nacionales, provinciales y de la región a fin de  tratar de ver la posibilidad de que la situación  que afecta directamente a las pequeñas y medianas empresas y a los consumidores.

Finalmente insistió que el  gran perjudicado  es el  consumidor “a quien cada vez se el dinero le alcanza menos, lo que a su vez perjudica a las Pymes que no pueden vender, a lo que se suma las tasas de interés de los prestamos que son elevadísimas