La prevención del dengue es una responsabilidad de todos

Compartir

Piden a los vecinos seguir cumpliendo con las medidas que apuntan a evitar la presencia de mosquitos en el ambiente.

El Ministerio de Desarrollo Humano recuerda que el dengue es una enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti, cuando pica a una persona enferma y luego a otra sana, transmitiéndole el virus.

La prevención es una responsabilidad de cada uno de los vecinos, que se logra aplicando los cuidados, tanto en las casas como en los alrededores. Para ello, es fundamental controlar los criaderos de mosquitos, que son los recipientes con paredes y forma ahuecada que pueden juntar agua en su interior y son los lugares que prefiere el insecto para poner huevos y reproducirse en nuevos mosquitos.

Esta especie de mosquito tiene hábitos domésticos, se aloja en los objetos, o pedazos de recipientes, que normalmente están en las casas, tanto en el interior como en los patios, veredas y terrenos baldíos donde se arrojan basuras que pueden ser criaderos. 

Eliminar o tratar adecuadamente los recipientes es la medida esencial para combatir la enfermedad. Cuando no se utilizan deben ser destruidos o desechados en bolsas cerradas. Y aquellos que se usan en la casa periódicamente, como baldes, latonas, cántaros, cisternas y similares, deben ser tapados, o colocados boca abajo o bajo techo, para que no ingresen los mosquitos.

Desde la cartera sanitaria, se insta una vez más a las familias llevara a cabo diariamente las medidas preventivas recomendadas. “Es importante que cada vecino cumpla con las medidas de prevención. No debemos pensar que las fumigaciones son la solución, si bien ayudan a matar los mosquitos que llegaron al estado de adultos que es cuando pican, lo primordial es trabajar en las casas para evitar los criaderos y procurar que los mosquitos no se reproduzcan”, afirmaron.

Matar las larvas

Asimismo, recalcaron que, en el control de focos, el uso del larvicida tiene un papel clave. Debe aplicarse en los casos de recipientes que “por ejemplo se usan para juntar agua, pero no pueden taparse, ni eliminarse. Ahí debemos colocar el larvicida que nos entregan de manera gratuita los brigadistas cuando llegan a nuestras casas, respetando las instrucciones que nos dan para cada caso y las indicaciones que están en el frasco gotero”.

La solución larvicida puede usarse también en otros lugares, ya que no es perjudicial para los humanos ni para las mascotas. Por ejemplo, en rejillas y sumideros, neumáticos, bebederos de animales, floreros, cubetas de dispenser, portamacetas, canaletas y piletas de lona, entre otros. “Siempre y cuando no sea posible taparlos, desecharlos, desagotarlos y limpiarlos”.

Otros cuidados

Aconsejan igualmente mantener los patios y alrededores de las casas “con el pasto corto, libres de basuras y malezas”. Desagotar, fregar las paredes y cambiar el agua de los recipientes que se usan para bebederos o comederos de mascotas, portamacetas, recolectores de acondicionadores de aire y otros similares, para evitar en estos el desarrollo de los mosquitos.

Usar repelente sobre la piel expuesta y sobre la ropa, a lo largo del día, sobre todo cuando se va estar al aire libre, para evitar las picaduras. Renovar la aplicación cada 2 o 3 horas, sobre todo al amanecer y atardecer cuando hay mayor circulación de mosquitos.

Colocar telas mosqueras en las puertas y ventanas, usar mosquiteros mientras se duerme, aplicar insecticidas domésticos (tabletas, espirales, spray, aerosol y otras presentaciones), colocándolos dentro de las viviendas para ahuyentar a los mosquitos, más aún durante la noche.