La provincia tiene previsto sumar un nuevo invernadero para producción de batata

Compartir

La batata se ha convertido en uno de las novedades y alternativas de cultivo principales para los pequeños productores de la provincia y esa es la razón por la que se encara en las unidades experimentales de CEDEVA un aumento de la producción de plantas madre de creciente demanda entre los campesinos.

En ese contexto, se halla a consideración de organismos específicos de la Nación el financiamiento para la instalación de un nuevo invernadero en el Centro de Validación de Tecnologías Agropecuarias de Misión Tacaaglé.

Se trata de un proyecto ganado por la provincia que elevó toda la documentación de base por lo que solamente falta el desembolso de los recursos pertinente.

El CEDEVA Tacaaglé ya cuenta con un laboratorio y se contempla agregar otro de similares características para incrementar la producción exclusivamente de brotes de batata de conformidad con el proyecto que se presentara oportunamente y fuera aprobado y premiado en el ámbito nacional.

Se podrían entregar dos mil brotes de batata por cada productor y en la actualidad se están logrando 300 mil por campaña y por invernadero.

Así como se trabaja en los laboratorios para incrementar la producción de banana con miras a la reposición de los cultivos que se perdieron como consecuencia de la actual emergencia por la falta de lluvias y las altas temperaturas, se ha puesto el acento en batata porque cada vez CEDEVA recibe mayor cantidad de solicitudes de parte de los agricultores interesados en el mencionado tubérculo.

Se aclaró que la atención de la demanda creciente se focaliza específicamente en los pequeños productores del ámbito provincial,

Si bien existen pedidos de empresas extra provinciales interesadas en adquirir plantas producidas por CEDEVA, la gestión actual se circunscribe a la atención de las necesidades de los pequeños frutihorticultores formoseños.

Sobre los cambios de procedimiento que la emergencia ha generado en las unidades experimentales dependientes del organismo, se informó que se tuvo que hacer un relevamiento en las zonas afectadas para determinar en qué estado se encuentran los cultivos, tanto los de banana cuanto los de mango o cítricos y ya se tiene una real imagen de lo que ha ocurrido en el territorio.

Se reconoce que el cultivo más golpeado es el de banana no solamente por la pérdida de plantas sino por el retraso que ha provocado la sequía.