Lectura accesible e inclusiva en la Escuela Especial N° 7

Compartir

La biblioteca para personas con discapacidad visual de la Escuela Especial N° 7 “Luis Braille” cumple un papel relevante de accesibilidad e inclusión para los estudiantes y docentes del sistema educativo formoseño.

Este servicio se encuentra a cargo de Jorge Luis Gon, el primer bibliotecario ciego de la provincia, quien junto a un gran equipo de trabajo realiza las adaptaciones adecuadas para ofrecer un espacio educativo y cultural apto para todos.

“Trabajamos en equipo con otra compañera, quien formó con un grupo de estudiantes con discapacidad un taller braille, de impresión y encuadernación. Ellos confeccionan los libros y yo lo que hago es toda la parte de impresión y adecuación de materiales para los chicos que están integrados en las escuelas”, comentó Gon.

Además, añadió: “La tecnología avanzó y nos brinda la posibilidad de estudiar por audiolibros parlantes. Tenemos muchas obras infantiles que vamos confeccionando para los chicos a través de los audios, los cuentos infantiles son los que más se utilizan en esta escuela en particular porque hay niñas y niños”.

“Con el programa que tenemos pasamos de texto a audio con mi compañera –comentó-. También contamos con una impresora braille en la biblioteca y eso nos ayuda un montón; imprimimos los libros, los chicos los confeccionan y eso después se dona a las escuelas del interior o a las que necesiten”.

La biblioteca cuenta con una amplia gama de textos sobre diversas disciplinas como ser: historia, lengua, geografía, matemática, entre otras, y continuamente, según las demandas de los estudiantes y profesionales de la educación, se van incorporando nuevos materiales.

“Las y los docentes que se encuentran haciendo apoyo en los colegios secundarios vienen y solicitan varias obras –indicó-. Por ejemplo, el Martín Fierro, como es larguísimo, vamos imprimiendo por partes. Como ciego entiendo que al momento de leer en el colegio, y siempre lo explicaba, es un poquito incómodo porque nosotros tenemos una velocidad no de la vista. Como leemos al tacto es más lento, entonces, eso hace que te lleve más tiempo todo”.

“Durante la secundaria escribía a mano, antes contábamos con la máquina braille Perkins, después fue quedando en el tiempo y pasamos a la pizarra, que es un plástico con un punzón que permite escribir en braille, eso utilizamos en el colegio todos los ciegos cuando debemos hacer apuntes, dictados y la carpeta en braille. Con eso nos manejamos perfectamente”, añadió.

Inclusión

Asimismo, dijo: “Hoy por hoy la inclusión favorece un montón, están las computadoras avanzadas que también te permiten escribir y el profesor puede leer sin problemas. En el caso del braille, necesitás de otra persona que te lo pase a tinta para que el docente lea”.  

Las personas que quieran acceder a las diversas bibliografías que ofrece la unidad educativa deben “acercarse a la escuela, le tomamos los datos, anotamos y si no contamos con los materiales, los armamos y les facilitamos, tenemos la opción del braille o los audios”.

“La mayoría de los chicos prefieren los audios, los escuchan en el celular o ponen el pendrive en alguna computadora porque tenemos un programa que pasa a MP3, entonces, pueden tenerlos en el celular y escucharlos las veces que quieran y cuando son libros, novelas muy largas, tienen esa opción como un apoyo. Siempre hacemos hincapié en la lectura, si bien el audio da más facilidad y comodidad, no se debe perder el hábito de la lectura braille. Yo como ciego puedo dar fe que es muy importante eso”, sostuvo el bibliotecólogo.

Por otra parte, Gon recordó: “Esta escuela es mi segunda casa, ha sido la que me acompañó toda mi carrera, desde la primaria, secundaria y después, cuando estudié la carrera de Bibliotecología, me apoyó en todo momento y cuando me recibí tuve la posibilidad de acceder como profesional”.

Por último, agregó: “No hay que bajar los brazos, siempre hay que mirar a futuro, para adelante, no decaer, con fe y perseverancia todo lo que uno se propone logra. Puede quizás llevarte un poco más de tiempo, en este caso la discapacidad no tiene que impedir, sino al contrario, a mí me costó pero hoy por hoy, estoy muy feliz trabajando”.