Compartir

Renovando su gesto anual por el día del niño, el gobierno provincial plasmó este sábado en hecho concreto el consigna de que los infantes son los “únicos privilegiados” al regalarles un juguetes en su día, que en muchos casos e incluyó un programa con actividades recreativas a todos los pequeños de la provincia.

Como se había anticipado, a partir de las 9 y de manera simultánea las escuelas de toda la provincia abrieron sus puertas (como también otras instituciones como comedores y guarderías), y los docentes junto a padres que colaboraron con la iniciativa del gobierno, aguardaron a los niños que fueron llegando con toda la expectativa de recibir su presente, retirándose felices y jugando con sus obsequios, que en un número de los 220 mil se distribuyeron en todo el territorio.

En los diferentes establecimientos y otras instituciones donde asisten niños como hogares, guarderías y comedores, se pudo apreciar escenarios similares, es decir centenares de pequeños felices con su juguete en la mano, y la opinión coincidente de organizadores y gente que se sumó a la convocatoria del gobierno fue: “De nuevo estamos acompañamos con entusiasmo este gesto del señor gobernador que nos pone muy felices poder hacerlo “, explicó una maestra, al tiempo que una colega expresaba que “es algo realmente grato, las caritas y las palabras de agradecimiento de los chicos, así lo demostraron”.
En uno de los jardines de infantes barriales fue subrayado que “ver a un niño sonreír con su juguete es una sensación conmovedora, por lo que agradezco mucho poder ser parte de este acto de dar alegría”, para destacarse  y que pese a ser sábado hubieron padres que colaboraron con la entrega, demostrando mucho amor por nuestros niños”, certificó.

Asimismo, en el barrio Namqon se destaco que “esta actitud es una demostración de profundo amor de nuestro gobernador que no se olvida de los niños. Es un maravilloso gesto porque los chicos sienten que sin dudas son los privilegiados”, expuso un padre que se retiraba de una escuela con sus dos hijos alegres

Dirigentes sociales de ese populoso bario indígena se mostraron agradecidos por los cargamentos de juguetes y también de apoyo para organizar chocolateadas y juegos con peloteros que recibieron, ya que “de esa manera queda demostrado que este gobierno no hace diferencia de ningún tipo, y que los pueblos originarios de Formosa están plenamente incluidos y se respetan todos sus derechos. Esto de que nuestros niños estén recibiendo los mismos juguetes que en el resto de las escuelas, es la mejor respuesta quienes hablan de que estamos olvidados, no es así, tenemos plena inclusión y equidad”.

En todo el interior provincial las escenas fueron similares, y poder lograr esto que de manera compartida de dio en todo el territorio formoseño, fue posible merced a que se dispuso la distribución de más de 220 mil juguetes de manera organizada y tomándose la matrícula escolar de cada comunidad, incluido el más pequeño y alejado paraje.

Desde la organización de esta propuesta de llevar alegría a los niños, se expuso la satisfacción de haber podido llegar con los juguetes a toda la provincia. Apreciar la felicidad de los pequeños fue la mejor recompensa al trabajo realizado, ya que las bases de nuestras convicciones son justamente el de un pueblo feliz”,

Asimismo, fue destacado que “para que los niños tengan su presente, sobre todo aquellos de condición humilde siempre hace falta un a mano de ternura, como la que todos los años nos brinda el señor gobernador que en fechas como estas demuestra el profundo amor con los niños y su compromiso para que estos sean los más felices posible junto a sus seres queridos”.