“Los representantes de la oposición son tan miserables que no hay epíteto que les venga bien”

Compartir

En una columna de opinión que la Agencia de Noticias Formosa (AGENFOR) reproduce, la profesora Martha Kozameh analizó la actualidad política del país, en especial lo que acontece en el tratamiento del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el Congreso de la Nación.

En ese ámbito, se refirió al papel de Juntos por el Cambio y dijo categóricamente que “los representantes de la oposición son tan miserables que no hay epíteto que les venga bien”.

En ese sentido, en primer término señala que “en 2019, el Justicialismo se hizo cargo del Gobierno recibiendo un país devastado por la peor administración de todos los tiempos”, la del expresidente Mauricio Macri.

La gestión de Cambiemos “dejó una deuda en dólares de más de 100 mil millones, además contraída en un alto porcentaje por bonistas privados que el ministro de Economía, Martín Guzmán, logró reestructurarla casi en el 99%” apuntando que “este hecho, cuando se firmó fue aplaudida por todos”, sin embargo, “de eso pronto nos olvidamos porque los medios hegemónicos lo borraron de la agenda”.

Kozameh dijo a continuación que respecto al acuerdo con el FMI: “¿Nos gusta? ¡¡¡¡No!!! ¿Es necesario? ¡¡¡¡Sí!!! (para desactivar) la bomba de tiempo” gestada por el macrismo.

En ese punto, argumentó la profesora que “es necesario para un Gobierno serio, seguir los canales correspondientes. Esto es que tenga el respaldo del Congreso de la Nación”, en donde “aparecen personajes como Fernando Iglesias, Fernando Carbajal, entre otros dirigentes de Juntos por el Cambio, liderados por la titular del PRO, Patricia Bullrich, y por supuesto, por el propio Macri”, quien  “sin tapujos ni vergüenza dice públicamente que se opone a darle apoyo al Gobierno para solucionar el desmadre que él dejó”.

“La caradurez de este hombre es inadmisible”, reaccionó, condenando que los “representantes de la oposición son tan miserables que no hay epíteto que les venga bien”.

Puso como ejemplo de ello que “Fernando Iglesias comete un feroz acto fallido al decir en pleno tratamiento en el recinto que ‘el oficialismo apruebe si tiene los votos o sino lo saque por default’. Pero alguien que estaba al lado le sopló, tenés que decir por DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia), a lo que Iglesias responde ‘sí…sí por DNU”.

Con ese acto, la oposición “demuestra que lo que realmente desean es que la Argentina caiga en default o sea que nadie nos preste ni un peso y nuestra economía se hunda definitivamente”.

Asimismo, aprobado el acuerdo por Diputados, advirtió de otro episodio: “Leemos del exjuez de Frontera de Formosa, Fernando Carbajal, que el oficialismo tenía que agradecer que tenía una ‘oposición responsable’”.

Ante ello le contestó: “¿Oposición responsable? (dice el que) siendo juez ya hacía campaña proselitista para su futura nominación como diputado nacional y le abrió las puertas al virus del COVID-19 boicoteando inconstitucionalmente la política sanitaria de nuestra provincia en complicidad con abogados locales, el senador Luis Naidenoff, el diputado Ricardo Buryaile, etcétera y, especialmente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación que actuó como un apéndice de las locuras del macrismo, sin disimulo ni ética alguna y provocando el fallecimiento doloroso y evitable de más de 1200 formoseños”.

A esto se le suma “un nuevo intento de Patricia Bullrich por hacer caer el acuerdo proponiendo un nuevo articulado que fue rechazado por su propio partido”.

En consecuencia, “el objetivo es claro: que la Argentina caiga en default y se nos cierren muchas puertas”, anexándose que cuentan con “los aliados de adentro que son los formadores de precios en cuanto a la escalada inflacionaria”.

Sobre ese punto ahondó que “un sector agroexportador que cierra su burbuja y quiere más, más y más” frente a un “un pueblo agotado al que los medios lo obligan a no recordar las penas que pasamos durante la gestión de Cambiemos, donde  la luz se incrementó más de 3000%, el un aumento de la nafta llegando a un 380%, etcétera”.

Entonces, “a todo esto debemos oponernos, simplemente con la memoria y el razonamiento: Macri y sus secuaces quieren descuartizar el país y venderlo a sus magnates amigos por dos pesos”.

Y arremetió diciendo que “él es socio de la mayoría. Para prueba basta lo de Lago Escondido o aquella vieja afirmación que hizo en una reunión en Chapadmalal: ‘¿Para qué queremos las Malvinas si solo nos trae gastos?´”.

Por todo esto, aseveró que “no nos olvidemos que si bien nuestro país es rico en tierras fértiles, riquezas minerales, humedales, entre otros recursos estratégicos, con Macri todo esto iría a parar a tipos como Joe Lewis”.

“Nuestro bañado La Estrella pasaría a ser privado con nombre extranjero”, advirtió, además de que “desaparecerían nuestros pequeños productores. La educación sería privada y la salud sólo para el que paga”.

Y alertó que nada de todo esto “es mentira, sino una realidad que ocultan los medios y tienen cipayos, enemigos del país de adentro y de afuera”, concluyó.