Más controles de salud para vigilar la salud de los niños en comunidades originarias

Compartir

Niños de la comunidad originaria La Brea, ubicada en el área de cobertura sanitaria del hospital de El potrillo, en el oeste provincial, fueron beneficiados mediante una nueva jornada de prestaciones de salud desplegadas por un equipo multidisciplinario del nosocomio local.

Cabe señalarse que este tipo de operativos sanitarios son periódicamente programados para asegurar a toda la familia el acceso a los numerosos servicios gratuitos de salud. Sin embargo, en esta ocasión, los más pequeños fueron los destinatarios de atenciones, amplios controles médicos y de enfermería, como también de instancias de vacunación.

En primer término, fueron realizadas las evaluaciones antropométricas con medición de peso, estatura y talla, además de una completa revisión nutricional para registrar su buen desarrollo y detectar tempranamente cualquier trastorno alimentario o vinculado al crecimiento. Seguidamente, también se examinó “glucemia, temperatura corporal, tensión arterial, reflejos y motricidad; más controles auditivos y visuales”, comentaron los pediatras.

Desde recién nacidos hasta niños mayores fueron beneficiados por esta labor que contempló “controles del niño sano, seguimiento de los que sufren enfermedades crónicas y consultas sobre otras patologías”, los cuales fueron concretados con evaluaciones establecidas de acuerdo a cada caso “para que todos los niños reciban la cobertura de salud necesaria”, explicaron los profesionales a cargo.

Los chicos detectados con factores de riesgo o con algún trastorno que requería un abordaje más especializado fueron gestionados los turnos programados necesarios para próximas atenciones “a fin de continuar con el seguimiento y tratamiento oportuno”. Y se entregaron cajas de leche y los medicamentos indicados por receta.

Asimismo, las madres recibieron consejos sobre la importancia de añadir la alimentación complementaria a los niños a partir de los 6 meses de edad, recalcando que “a partir de este tiempo, es necesario además de la leche materna incorporar alimentos sólidos para garantizar el buen crecimiento y evitar en los niños deficiencias o trastornos nutricionales”.

El operativo también incluyó la actualización de los carnets de vacunas con la correspondiente aplicación de todas las que se encuentran incluidas en el calendario para las distintas edades de los chicos.