Compartir
De acuerdo a los datos revelados en el seno de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, los escenarios sumamente complejos en  los diferentes sectores productivos a partir del acentuando exceso hídrico, comprende una superficie (provisoria y estimándose que se incrementara con el análisis definitivo) de al menos tres millones de hectáreas de producion pecuaria en la provincia. En toda esta franja existen al menos un millón de cabezas bovinas y más de cinco mil productores.
Estos datos surgieron en el marco de la presentación y evaluación de informes de situación aportados por las organizaciones de productores y estamentos técnicos de nación y provincia, a fin de avanzar en las fundamentaciones tendientes a establecer la emergencia productiva provincial, segmentada por regiones y sector: agrícola, ganadero y forestal.
El ministro de la Producción y Ambiente, Raúl Quintana fue claro al exponer que se viene trabajando desde hace varios meses en territorio, evaluando el cuadro de situación que en principio afectaba al sector pecuario, en un grado que se fue agravando con el devenir de los meses, luego al agrícola y al forestal. “No se trata del diagnostico producto de una fotografía en determinado momento y área, sino que el resultado final -que estimo estará concluido en estos días-, será fruto del análisis de todo un proceso de exceso hídrico que venimos evaluando a través de los equipos técnicos en territorio”. Expuso incluso que estas condiciones climáticas desfavorables comenzaron a darse desde fines del año pasado y fue acentuándose en este tiempo, abarcando a más zonas y sectores productivos, subrayando categórico que “difícilmente no encontremos una región productiva del territorio que no tenga algún grado de afectación a partir de las condiciones climáticas adversas”.
Todo ello tuvo una presentación primaria en la reunión de trabajo se realizo en el salón de la Casa de las Artesanías, donde confluyeron funcionarios y profesionales técnicos del Instituto PAIPPA, INTA, SENASA, Agricultura Familiar de Nación, organizaciones de productores, sociedades rurales y de la esfera ministerial de Producción y Ambiente provincial.
Este encuentro fue encabezado por el subsecretario de Producción Sustentable, Alejandro García, quien además preside la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria. Por el INTA estuvieron Federico Miranda y Edgar Pajuelo, como también el presidente de la Sociedad Rural de El Colorado, Armando Peyró, el director de la Federación Agraria Argentina (FAA), Rolando Ziesseniss, el coordinador ejecutivo del Instituto PAIPPA, Carlos Sotelo, entre varios otros dirigentes pecuarios y del agro, como equipos técnicos que trabajan en el territorio. 
 
Escenario
 
Allí por ejemplo se expuso que las regiones donde se aprecian producciones con mayor grado de afectación (lluvias extraordinarias desde fines del año pasado a mayo último) se encuentran entre la ruta 95 hacia el río Paraguay. Por ejemplo se indico que “en muchas zonas productivas los promedios pluviométricos estuvieron  por encima de la media histórica”, marcándose a modo de ejemplo la franja este de la provincia donde se registraron más de 1500 milímetros de lluvias.
Puntualmente en cuanto a las afectaciones en lo agrícola, se señalo al algodón, cuantificándose en 2700 hectáreas sin poder cosecharse ante la imposibilidad de las maquinas de ingresar a los lotes productivos. Incluso se advirtió que el textil que pudo permanecer en pie perdido mucha calidad y rendimiento.
Otro cultivo afectado ha sido el maíz, con unas 10 mil hectáreas, de las cuales tres mil pertenecen a pequeños productores y se preveía cosechar este mes de junio.  
“También presenta afectación importantes lotes de arroz. Es que en esta campaña se sembraron unas 6700 hectáreas,  y alrededor del 80% de esa superficie fue cosechada con grandes dificultades y perdidas de su rendimiento”, coincidieron las evaluaciones.
Acerca del sector forestal, fue explicado que el perjuicio estuvo dado a partir de las dificultades para ingresar a los obrajes a sacar la madera, con lo cual la actividad se vio paralizada. En este caso, se advirtió que conspiro “no sólo por el clima sino también a partir de medidas nacionales que dificultan la comercialización en el sector”.
Entre los asistentes incluso se gradúo como cifra provisoria de perdidas en el sector productivo a partir de este escenario complejo, en unos 800 millones de pesos, que según terminen de analizarse todos los datos finales se podrá corroborar o rectificar con precisión.
Pajuelo explico que los informes brindados tienen fundados argumentos técnicos e incuso con el soporte de las imágenes satelitales que permitieron apreciar las áreas afectadas am partir del severo excedente hídrico que tiene en el territorio.
Por su parte, Peyró explicó que ” el problema en nuestra zona abarca los caminos y campos que están llenos de agua imposibilitando el manejo de animales. Vamos a tener una disminución sustancial en cuanto a la producción, en el peso, hasta inclusive mortandad a causa de esto”, afirmando su diagnostico de que “están dadas las condiciones para declarar la emergencia”.
Ziesseniss destacó como “oportuno este encuentro y la preocupación por parte del gobierno provincial respecto a la situación expuesta”. Se explayó sobre la situación del sudeste de Formosa que ha sido “recargado en precipitaciones.  Se dieron entre 600 y 700 milímetros caídos en abril y marzo cuando se iniciaba la cosecha del algodón y está durando casi 30 días. Lo que hace que nos dé una pérdida muy alta”.