Compartir

El gobierno provincial activo en las últimas horas un mega-operativo de prevención y seguridad por las fiestas de fin de año, el cual incluye un fuerte y amplio despliegue operativo de efectivos policiales. Patrullajes permanentes poniendo especial atención en locales bailables y en los controles vehiculares (velocidad y alcoholemia), como también en el cumplimiento de normas como la prohibición de la permanencia de menores en boliches o el expendio de bebidas alcohólicas a los mismos, conforman algunas de las

acciones enmarcada en la estrategia tendiente a brindar la máxima seguridad.
Una expansión en varios frentes a través de más de trescientos efectivos policiales afectados a controles viales, móviles y otros elementos operativos y logísticos se dispuso para cumplir con las acciones diseñadas. Inclusive se indicó que personal adicional se sumo a lo que constituye un refuerzo al servicio de prevención con mayor y activa presencia policial en la vía pública.
Todos estos aspectos fueron abordados en el marco de una reunión de trabajo coordinado desde el ministerio de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo. En ese encuentro de trabajo se delineo también con otras áreas en torno a las acciones a ser ejecutadas a fin de evitar posibles delitos, contravenciones, accidentes de tránsito, y ejercer efectiva prevención para la seguridad comunitaria.
Permanentes recorridas en vehículos y también en grupos de efectivos por sectores estratégicos comerciales, en inmediaciones de los bancos y cajeros es también una constante en el microcentro y los diferentes barrios, tarea que continuará de acuerdo al esquema establecido.
También se indicó que del mismo modo, se estarán dando los controles viales exhaustivos haciendo especial hincapié en todo lo relativo al alcotest en toda la ciudad, en forma conjunta con todos los organismos de control. Este despliegue se extenderá antes, durante la festividad de Año Nuevo.