Compartir

El equipo del centro de salud El Quebracho llevó delante de manera continua, un seguimiento pediátrico exhaustivo a los niños originarios que residen en esta comunidad, ubicada en la zona oeste de la provincia, a unos 540 km de la capital.

Diariamente, pediatras, enfermeros, vacunadores y agentes sanitarios disponen de atenciones, controles varios, instancias de vacunación y consejos que se brinda a las familias para cuidar la salud de los más pequeños de cada hogar.

“El seguimiento para todos los niños de nuestra área de cobertura, no solo para los de nuestra comunidad sino para los que son de parajes y poblaciones cercanas, es constante. Ocuparnos y vigilar de cerca la salud de los bebés y niños pequeños es uno de los lineamientos más importantes que nos da nuestro ministro, el Dr. José Luis Décima”, comentó el director del centro de salud, Dr. Nestor Ontaneda.

Respecto a la modalidad de atenciones, remarcó se hacen todos los días y  “no solo se brindan a demanda y con turnos programados” sino que también organizamos operativos y vistamos periódicamente las casas”. El accionar de recorridas domiciliarias “es para atender la salud de los niños que viven más alejados de nuestro efector y debemos garantizarles el acceso al sistema de salud llegando hasta las casas”.

“La llegada a las casas, es además una modalidad que se repite cuando por ejemplo no asisten a algunos de sus turnos ya programados. Entonces la trabajadora social, la enfermera y el agente sanitario se acercan al lugar para interiorizarse sobre el motivo de la ausencia y se les vuelve a programar el turno”, describió.

Sobre las atenciones, mencionó que en esta época del año “debemos tener en cuenta que con el frio llegan las enfermedades respiratorias que pueden producir síntomas desde leves hasta grave en los más pequeños. Esto requiere un refuerzo tanto en  las atenciones como en la aplicación de las vacunas destinadas a prevenir las enfermedades respiratorias, como la Campaña de Invierno 2019 con las vacunas: antigripal, triple bacteriana acelular y antineumocócica para los chicos que están en los grupos de riesgo”.

Además, en cada consulta “cada niño es evaluado clínica y físicamente, sumándole el control de su carnet de vacunas y en los casos necesarios se le  programan turnos para atenciones en un nivel de siguiente complejidad en otro efector sanitario”. También reciben los medicamentos necesarios para los tratamientos indicados por el pediatra y cajas de leche con refuerzo de hierro y vitaminas.