Mirassou: “El informe de las originarias fue la construcción de una gran falsedad, pero el daño ya está hecho”

Compartir

La doctora Cristina Mirassou, subsecretaria de Gestión de Establecimientos Asistenciales de Primer y Segundo Nivel del Ministerio de Desarrollo Humano, se refirió a la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que desmintió el informe del grupo Clarín sobre “supuestas mujeres embarazadas que se encontraban escondidas en el monte por miedo a los maltratos de las autoridades gubernamentales formoseñas”.

En este sentido, aseveró a AGENFOR que dicho informe fue “la construcción de una gran falsedad”, pero que tuvo un impacto a través de la prensa y si bien ahora las evidencias desmienten esta denuncia, el “daño ya está hecho”.

Aludió que lo realizado es una total “falta de respeto hacia las mujeres de las comunidades indígenas”.

Por este motivo, declaró a esta Agencia que hay un claro “desconocimiento”, porque históricamente estas mujeres cuidan sus embarazos y son asistidas por el sistema de salud provincial, que se adecua a su idiosincrasia para que ser “amigables culturalmente”.

Es así que señaló: “El trabajo realizado durante años es todo un proceso y lo que hicieron fue despreciar ese camino que han hecho las mujeres indígenas y el personal de salud, como enfermeras universitarias y parteras tradicionales de las comunidades que integran los equipos interculturales”, repudió categóricamente.

“Ha sido un desconocimiento, un desprecio hacia la realidad”, lamentó Mirassou.

Trabajo articulado

Por otra parte, la subsecretaria Mirassou recordó que cuando en el oeste provincial hubo un brote de coronavirus, las unidades de salud realizaron un trabajo que implicó compromiso y solidaridad para atenderlos.

“Los equipos sanitarios de Las Lomitas y de Formosa con gran esfuerzo asistieron a las comunidades, cumpliendo con todos los protocolos y en vez de reconocimiento recibieron esto”, fustigó.

Además, condenó que esta “reacción negativa fue intencional”.

Atención integral

“Se estuvo haciendo una atención integral con vacunación e hisopados en El Quebracho y en Pescado Negro”, informó y remarcó “que fue un éxito ya que el equipo de salud presente, tanto local como el de Capital que concurrió a apoyarlos, fue muy bien recibido por las comunidades”.

Aclaró: “La atención es integral porque trabajan distintas áreas en forma conjunta y van asistiendo y apoyando a los equipos locales que están haciendo una excelente labor”, resaltó.

En concordancia, aclaró que reciben la ayuda del equipo de salud de Formosa cada vez que tienen en agenda desarrollar “actividades que requieran abarcar a una población más grande”.

En otro orden, la funcionaria confirmó a esta Agencia

que fue el gobernador Gildo Insfrán quien indicó que los equipos sanitarios deben llegar a las comunidades para que éstas accedan a los beneficios de la vacuna y el hisopado”, aseguró.

COVID en el oeste

Según puntualizó la especialista, ante el aumento de casos en la zona oeste, los originarios acceden a hisoparse porque “les brindamos la posibilidad de aislamiento en la misma comunidad, debido a que a ellos no les gusta trasladarse a comunidades más grandes”.

Se habilitaron Centros de Atención Sanitaria (CAS) en las zonas y ahí se les realizan los controles necesarios, acentuó.

En este punto, destacó que también se les hace el laboratorio correspondiente para determinar, en forma precoz, si son aptos para recibir el tratamiento con el suero equino, en el caso que sea necesario.

Asimismo, remarcó que la atención brindada allí es la misma que en todos los puntos de la provincia.

Diferentes tiempos

Por otra parte, la funcionaria explicó que “hay distintos tiempos en las comunidades indígenas”. “No es que uno llega y se pone a vacunar”, sostuvo, “tiene que haber una previa con los equipos locales”, explicó. 

Además, indicó que existen muchas campañas en contra de la vacunación, acción que la definió como “criminal”, porque “es un obstáculo para que la población más vulnerable no acceda a la herramienta más eficaz que existe para evitar, sobre todo, la mortalidad”, denunció.

Respecto de ello, afirmó: “Nosotros hicimos una contra campaña a través del Programa Salud Intercultural, en donde los propios agentes sanitarios, dirigentes y hasta algunos pastores han hecho, en su idioma, consejería a favor de la vacuna, de hisoparse y del acceso a la prestación médica en el lugar”, comentó orgullosa.

“En un principio hubo resistencia”, confirmó, “pero con todo este trabajo y estrategias que se van diseñando a través del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 y con los aportes de los equipos locales, se está logrando la apertura para la vacuna y el actuar precoz que evita las posibilidades de grandes daños”, cerró.