Compartir

El concejal del PJ capitalino Adrián Muracciole, quien además es licenciado en Economía, advirtió que el Presupuesto 2019 “no les conviene a las provincias, a los trabajadores, a las pymes, a los jubilados, en definitiva, a los argentinos en general, porque profundiza terriblemente el ajuste que viene sufriendo la Argentina en los últimos tres años”.

Criticó además que está hecho “a medida del Fondo Monetario Internacional (FMI)” y alertó que “se van a recortar todos los gastos que tienen que ver con el desarrollo de la infraestructura, la educación, la salud, la seguridad social y la administración del Estado, y todos esos recortes van a ser pura y sencillamente para pagar la bicicleta financiera, la fuga de capitales y los intereses de la deuda externa”.

Evaluó el edil que “es muy difícil que las economías regionales puedan sobrevivir porque la mayoría de la producción tiene que ver con consumo local, entonces en un Presupuesto que establece un ajuste terrible sobre los trabajadores y además instaura la quita de subsidios al transporte público, al gas y a la luz, haciendo que se tenga menor dinero aún para consumir, todo eso hará que se destruya la posibilidad de que las economías regionales vendan en el mercado local”.

“Las exportaciones también están en un momento complicado porque estamos en medio de una guerra comercial entre las dos principales potencias del mundo y se están cerrando, están comprando cada vez menos. Entonces a lo sumo lo que se va a exportar van a ser los commodities, para lo cual las economías regionales tampoco tienen mucha participación”, remarcó.

Muracciole reprochó, además, que “la excusa del Gobierno de Mauricio Macri era pedir endeudamiento para no hacer ajuste y ahora hay que hacer ajuste para pagar el endeudamiento”, enfatizando que “si uno mira los números gruesos, entraron 150 mil millones de dólares de endeudamiento y ya se fueron en pagos de intereses de la deuda externa, en fuga de capitales, en remisión de utilidades, es decir, lo dólares que vinieron en términos de deuda ya se fueron de la Argentina; le queda la deuda, los intereses y toda la carga, pero ningún tipo de beneficio”.

“No se construyeron escuelas, ni jardines de infantes, no se hicieron obras públicas; ése es el gran problema del espiral de endeudamiento. El endeudamiento sirve para someter las decisiones futuras de la Argentina a la voluntad del FMI y las necesidades del capital financiero mundial, quienes son los que están manejando la economía argentina hoy”, evidenció.

Finalmente denunció que “este plan económico nacional funciona para 20 mil familias de la Argentina que son las más ricas y se están llenando de plata, pero exige un ajuste y un esfuerzo enorme de los 44 millones de argentinos”.