Nación y Provincia trabajan para promover el arraigo y el trabajo en jóvenes de zonas rurales

Compartir

En cinco localidades avanza el programa Promoción del Trabajo, Arraigo y Abastecimiento Local (PROTAAL).

Para promover el trabajo y el arraigo en zonas rurales de la provincia, está en marcha un programa que beneficiará directamente a jóvenes de entre 18 y 35 años. A través de la conformación de grupos cooperativos, contarán con capacitaciones, asesoramiento y acompañamiento para llevar adelante proyectos de producción vegetal y animal para su posterior comercialización.

“Es un programa lanzado en octubre de 2020 por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación e iniciado en la provincia en abril de este año, con un constante acompañamiento del Gobierno de Formosa”, dijo a Agenfor Lucas Rodríguez, coordinador provincial de la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena (SAFCI).

Sobre PROTAAL (programa Promoción de Trabajo, Arraigo y Abastecimiento Local (PROTAAL), explicó que “ya se conformaron unidades productivas paipperas integradas por jóvenes para la producción vegetal y animal, una política diferenciada desde nuestro organismo hacia la juventud rural”.

Y recordó que “se financiarán unidades productivas asociativas de la agricultura familiar, con inversiones orientadas a infraestructuras productivas y mejoramiento de la cadena de valor en producción, con grupos que recién se empiezan a conformar, es decir, aún no cuentan con personería jurídica”.

Beneficiará a alrededor de 125 jóvenes rurales de forma asociativa, en un trabajo articulado con los municipios de Herradura, Ibarreta, Las Lomitas, Tres Lagunas y San Martín Dos; con la posibilidad de asistir a otras localidades. Al igual que un esquema planificado en conjunto con organismos nacionales como INTA y SENASA; y provinciales, como CEDEVAe institutos y escuelas agrotécnicas.

Presencia del Estado

Rodríguez destacó que el impulso que se brinda a la agricultura familiar a través de los municipios, estado provincial y nacional, se debe a que “existe una unidad de concepción que marca el Modelo Formoseño. Esto hace más sencillo instrumentar planes, programas y proyectos a partir de una misma concepción política”.

Además, resaltó que a través de esta política pública de directa llegada al territorio se puede “empezar a pensar en el recambio generacional que obligatoriamente va a existir en el sector de pequeños y medianos productores. El objetivo es contribuir a una política de seguridad y soberanía alimentaria”.