Compartir

Rigurosos controles guardando la distancia física y con las demás medidas preventivas


En el barrio Obrero de la localidad de Ingeniero Juárez, continúan de manera permanente los controles sanitarios a niños y niñas que asisten al nivel inicial.

El objetivo es garantizar su buen estado de salud general y a la vez un adecuado rendimiento escolar, a pesar que en este periodo de pandemia no están asistiendo a clases presenciales, pero deben cumplir con las tareas dadas por los docentes de manera diaria.


De este modo, el personal de salud junto a docentes y directivos, planificaron una nueva instancia de actividades. Mediante turnos programados, días previos, para evitar el amontonamiento de personas y el cumplimiento de las medidas de prevención de COVID-19, los jardineritos del JIN nº 20 del barrio Obrero, recibieron completos controles de salud.


Exámenes de la agudeza visual y auditiva; medición de peso y talla, tensión arterial, latidos y frecuencia cardiaca; revisión del estado bucodental; aplicación de vacunas, evaluaciones neuromotoras y otros chequeos pediátricos físicos y clínicos establecidos para esta edad, fueron algunos de los controles de salud efectuados a los escolares.


Desde el servicio de vacunación, explicaron que fueron aplicadas las vacunas de calendario que corresponden al periodo de ingreso escolar (5 y 6 años): 4ta dosis (refuerzo) de la vacuna Salk contra la poliomielitis, Triple Viral y Triple Bacteriana Celular. Y fue también aplicada la vacuna antigripal a los niños que se encuentran en los grupos de riesgo.


Los vacunadores aprovecharon el encuentro, con los padres, para reforzar el concepto de la importancia que tienen las vacunas en el resguardo de la salud, no solo de los niños, sino de toda la familia, puntualizando una vez más que el calendario de vacunación “incluye vacunas para todas las edades”, las cuales son “gratuitas, obligatorias, seguras y muy eficaces” para prevenir enfermedades de diversos orígenes, que pueden resultar “desde leves hasta muy graves, y muchas veces fatales”, pero que pueden evitarse “si se tienen las vacunas completas y al día”.


En tanto, los controles odontológicos fueron acompañados por una serie de consejos sobre hábitos saludables que contribuyen a mantener el buen estado de las piezas dentarias y de la boca en general.


Al respecto, remarcaron cómo se realiza, paso a paso, un correcto cepillado, es decir, luego de cada comida, al acostarse a la noche y al levantarse. Insistieron en la visita periódica al odontólogo para detectar tempranamente trastornos bucodentales, y tratarlos rápidamente e instaron al consumo diario de alimentos sanos que ayudan al crecimiento y fortalecimiento de los dientes.