Ola de calor: recomendaciones a tener en cuenta ante las altas temperaturas

Compartir

Mantenerse bien hidratado, permanecer en la sombra y consumir alimentos frescos para que el cuerpo soporte mejor, son algunas de las recomendaciones

Ante la ola de calor que azota a nuestra provincia, con temperaturas superiores a 40 grados, el ministerio de Desarrollo humano recuerda a la población que la adopción de medidas sencillas de cuidado puede evitar complicaciones para la salud, especialmente en los bebés, los niños o las personas mayores.

Entre las recomendaciones, sugirieron dar el pecho a los lactantes con mayor frecuencia y ofrecer a los niños abundante agua segura y jugos naturales, durante todo el día. No ofrecerles bebidas con cafeína o con alto contenido en azúcar como las gaseosas, ni tampoco comidas pesadas.

Además, se recomendó que, tanto niños como bebés, vistan ropa holgada, liviana, de algodón y de colores claros, mantenerlos a la sombra y bañarlos o mojarles el cuerpo con frecuencia.

En cuanto a los adultos mayores, se aconsejó a las personas que están a su cuidado aumentarles el consumo de agua, a lo largo del día, incluso si no tienen sed y evitar ofrecerles infusiones calientes como el mate o el café, ya que no son útiles para evitar la deshidratación.

Asimismo, tener especial cuidado cuando notamos su piel apagada y escamosa, debilidad, confusión, sequedad de la boca y ojos hundidos, ya que son indicadores de una posible deshidratación; en estos casos acudir al hospital o centro de salud más cercano, lo antes posible.

De igual manera, se sugiere a todas las personas -sin límite de edad- evitar la exposición al sol entre las 10 de la mañana y las 17 horas, permanecer a la sombra y en espacios ventilados. A ser posible evitar las actividades físicas pero, en caso de realizarlas, elegir las horas de menos calor, con ropa holgada, liviana y de colores claros y no esperar a tener sed para beber agua.

Por último, es fundamental prestar mucha atención cuando estacionamos y bajamos del auto, para no dejar a ninguna persona dentro del mismo, especialmente a bebés, niños o adultos mayores, ya que pueden sufrir un golpe de calor en pocos minutos, no solo cuando las temperaturas exteriores rondan o superan los 40 grados, con menos calor también puede haber graves riesgos para la salud.