Operativo de confección de certificados de aptitud física para estudiantes secundarios

Compartir

En el marco de la nueva presencialidad en las aulas

Estudiantes del colegio secundario EPES Nº 57 del barrio Liborsi, participaron de un operativo sanitario, desde la cual se efectuaron numerosos controles de salud y se confeccionaron certificados de aptitud física.

La jornada tuvo lugar en inmediaciones del citado edificio escolar y el despliegue estuvo a cargo de un equipo del centro de salud “Luis María Codda”, del barrio Liborsi, que días previos coordinó el trabajo con la dirección educativa y convocó a los jóvenes a concurrir en la fecha y horario dispuestos.

La directora del centro de salud, doctora Lorena Díaz, comentó que la actividad está vinculada al reciente retorno a la presencialidad de los alumnos a las aulas, en los distintos niveles educativos, lo que requiere “acentuar los controles de salud, en este caso en los adolescentes, para asegurarnos de su buen estado y, al mismo tiempo, de un buen rendimiento escolar”.

Recordó que cada año, esto se repite en todas las escuelas y colegios. Sin embargo, la situación de pandemia había restringido la asistencia a las aulas, por lo cual se habían dejado de hacer estas jornadas, “aunque los controles de salud siguieron vigentes, solo que se hacían de forma personalizada”.

Sostuvo que, la mejora progresiva de la situación sanitaria en la provincia, hizo tomar al Gobierno provincial la decisión del retorno de los estudiantes a las clases presenciales, “y con esto volveremos gradualmente con los controles de salud en las escuelas, siempre respetando todos los protocolos de prevención del coronavirus que, aunque estamos mejor, debemos seguir manteniéndolos rigurosamente”.

En ese sentido, mencionó que la jornada se dividió en los turnos mañana y tarde, “en tres grupos en cada turno” a fin de mantener la medida de distancia social. “A las 8 horas citamos al primer grupo, a las 9 horas el siguiente, y el último a las 11 horas. Todos bien distribuidos”, reveló. En tanto, en el turno de la tarde “se repitió la misma modalidad de fraccionar la matrícula en grupos”.

Acerca de los exámenes médicos, describió que entre otros fueron concretados: medición de la tensión arterial, latido y frecuencia cardíaca, control de peso y talla, control odontológico y vacunación. “En esta ocasión se aplicaron las vacunas correspondientes a cada una de las edades, completándose las dosis y los esquemas que faltaban para poner al día los carnets”.

Luego de cada control, el equipo de salud extendió a los jóvenes el correspondiente certificado de aptitud física “que es un requisito solicitado por las escuelas para la concurrencia a clases y para que los chicos puedan asistir sin riesgo a las actividades de educación física. Por lo tanto, es fundamental que tengan al día sus controles y el certificado”, concluyó.