Otra jornada de ventas de Soberanía Alimentaria, que le da valor a la producción formoseña

Compartir

La actividad del Programa Soberanía Alimentaria Formoseña continuó este sábado en sus puntos fijos de comercialización de la ciudad de Formosa: en el local ubicado sobre la calle Paula Albarracín 2735, en el barrio Simón Bolívar, y también en la sede que se encuentra en la Avenida Kirchner al 1.855, frente al Hospital de Alta Complejidad “Pte. Juan Domingo Perón”.

En esos espacios, desde las 7.30 hasta 12.30 horas, se desarrolló la jornada, en la cual los pequeños productores del interior organizados en consorcios ofrecieron sus productos, además de los cortes cárnicos de la Red de Carnicerías “Los Nenecos”.

A ello se suman también “Molino Villafañe”, “Molino Agrofortuc” y la distribuidora “Cubo”, todas pymes formoseñas que acompañan al programa que busca referenciar los precios evitando la especulación de la cadena intermediaria, a los fines de sostener los valores de los alimentos esenciales.

En ese sentido, Fabián, vecino del barrio República Argentina, destacó a AGENFOR que Soberanía Alimentaria “ayuda mucho a la economía”, marcando especialmente que los precios “son bastante accesibles”.

Dijo además que en el caso de las carnes, había llevado costilla de novillito y que “era de muy buena calidad”. “Así que recomiendo venir a comprar acá”, resaltó el hombre a su salida del local comercial en la zona de la Jurisdicción Cinco.

Por su parte, Carlos Rivero, productor nucleado en el consorcio paippero de Riacho He Hé, señaló que si bien “el tema del calor y la falta de lluvias, está afectando mucho a la producción, hemos traído lechuga, perejil, cebollita, berenjenas”, entre otras verduras y hortalizas.

Agregó a su vez que la cuestión climática “siempre en esta época del año golpea a casi a la mayoría del verdeo”. Y adelantó que para mediados de febrero comenzará nuevamente la cosecha.

También respecto al agua, contó que los paipperos de esa localidad “nos estamos defendiendo bastante bien gracias al riacho He Hé, mientras que quienes no están en sus adyacencias, el Municipio con el Ministerio de Producción y Ambiente de la provincia, hacen perforaciones”.

De ese modo se trata de ir paliando la situación de la escasez, aunque igualmente “los agricultores esperan la llegada de la lluvia, porque esa agua le otorga más beneficios a las plantas”, aseveró Rivero.

Por último, sobre la puesta en marcha de este programa provincial, valoró que desde su implementación fue una oportunidad para quienes trabajan en la chacra, “principalmente, en cuanto a tener una salida y un mercado seguro para vender sus productos, eso nos motiva a seguir produciendo en mayor volumen”, acentuó muy contento.