Pacientes de salud mental participaron de la producción de pan dulces y budines

Compartir

Actividad que realizan desde hace varios años con gran entusiasmo en el marco de los talleres que forman parte de sus tratamientos.

Para culminar un nuevo año, los pacientes del Hospital de “Día Explorando Caminos” participaron del taller de panadería, en esta oportunidad, con la elaboración de pan dulces y budines.

Junto al equipo de salud del Servicio de Salud Mental y Neurociencias del Ministerio de Desarrollo Humano, que se encuentra a cargo, los usuarios del taller, prepararon recetas tradicionales y volcaron lo aprendido en el transcurso del año.

Como se hace habitualmente, en cada uno de los talleres, la producción apuntó a que los pacientes desarrollen sus capacidades y habilidades, y que puedan expresar, en este caso, a través de sus elaboraciones, los conocimientos adquiridos.

Los responsables del equipo terapéutico, señalaron que la actividad implica, además, la incorporación de hábitos como: higiene personal, limpieza y orden del lugar de trabajo, uso correcto de los utensilios y elementos, y otros vinculados a la vida cotidiana.

Asimismo, que los pacientes se ubiquen espacio – temporalmente, en relación a las populares y significativas fechas de Fin de Año y Año Nuevo; y que, a su vez, puedan consolidar mejores vínculos con las personas del entorno como compañeros, terapeutas, familiares y amigos que acompañan.

Cabe destacarse que los usuarios participaron de todo el proceso de elaboración, desde la selección de los insumos, la preparación y horneada. Luego lo distribuyeron con las personas allegadas, como una manera más de fortalecer sus vínculos.

“Fue un momento por sobre todo emotivo, donde los usuarios fueron los protagonistas, pero todos participamos y colaboramos”, describieron los responsables del taller, agregando que, “con mucho entusiasmo” fueron siguiendo las instrucciones para las preparaciones y explicando el paso a paso de las recetas.

Valoraron al taller como “una jornada muy amena y cálida” basada en el aprendizaje incorporado desde cada uno de los encuentros que tuvieron lugar durante el año. Los pacientes se mostraron muy contentos de participar y sobre todo de ver los budines y pan dulces terminados, para después compartirlos con la gente que querían.