Compartir

El Instituto PAIPPA trabaja de manera articulada con el Ministerio de Cultura y Educación, para que los hijos de los productores inicien el proceso de formación educativa hasta la profesionalización agropecuaria estimulando así, el arraigo a la tierra.

Sobre esto, la subsecretaria de Educación, profesora Analía Heizenreder, en contacto con Agenfor expresó que el gobernador Gildo Insfrán, a partir de la creación de este Programa Provincial de Asistencia Integral para el Pequeño Productor Agropecuario (PAIPPA), con convicción y firmeza, “dignificó la vida de las familias productoras”.

Y puso en relieve que además de mejorar la calidad de vida de cada uno de ellos, otorgándoles sus propias viviendas rurales, también en cercanías, se construye una escuela para que los niños puedan acceder fácilmente a la educación, lo que demuestra “la integralidad de este programa”.

Además, destacó que a través de estas decisiones políticas, actualmente Formosa, en cada paraje o pequeño lugar cuenta con una institución educativa para los hijos de los paipperos.

Asimismo, resaltó que esta formación no solo abarca el nivel primario, sino que se extiende al secundario hasta llegar al terciario, con cada Instituto Superior de Formación Docente y Técnica (ISFDyT) y sus anexos existentes en todo el territorio formoseño. 

Pero, “para completar esta gran obra aparece el Instituto Universitario de Formosa” estimó, agregando que, “con orgullo los hijos de productores, egresados ya, vuelven a sus chacras con el título en mano, obtenido en nuestra provincia”.

En esta línea, enfatizó en que a través de estas políticas educativas “los niños están donde deben estar” siendo la escuela el mejor lugar y promoviendo todo el tránsito escolar obligatorio cerca de la familia.

Por eso, subrayó que los 25 años de este programa, que marcó la historia de los formoseños, se celebran con mucha alegría