Compartir

Para brindar a los pacientes un abordaje integral, multidisciplinario y completo desde el primer nivel de atención

El Gobierno de Formosa, a través del Ministerio de Desarrollo Humano, continúa capacitando al personal de salud de los efectores de la capital e interior, sobre distintas temáticas sanitarias que permiten brindar a los pacientes mejores atenciones y optimizar el abordaje de múltiples patologías.

En esta oportunidad, una nueva capacitación, con modalidad en servicio, fue dirigida al equipo del centro de salud San José Obrero, ubicado en el barrio que lleva el mismo nombre, en la zona este de la ciudad. Desde la misma se apuntó a actualizar los conocimientos y sensibilizar en cuanto a las denominadas ECNT -Enfermedades Crónicas No Transmisibles-.

La jornada estuvo a cargo de profesionales de la Dirección de Medicina Preventiva y Prestaciones Especiales, de la cartera de salud provincial, y participaron médicos, odontólogos, enfermeros, vacunadores, farmacéuticos, administrativos, entre otros agentes que se desempeñan en este centro de atención primaria.

“El objetivo fue capacitar a todo el equipo de este centro de salud, sobre la metodología de atención al paciente adulto con diagnóstico de enfermedades crónicas no transmisibles o los que son detectados con factores de riesgo asociados a estas enfermedades”, explicó una de las doctoras, referente a cargo de la jornada.

Mencionaron que entre las ECNT se cuentan las cerebro-cardiovasculares, diabetes, hipertensión, cánceres y las que son consecuencia de causa externa como -accidentes-. Actualmente, estas patologías “están en aumento progresivo a nivel país y mundial. Las estadísticas indican que el 73% de las muertes son debido a algunas de estas enfermedades”, apuntó la doctora.

“Básicamente, apuntamos a que el equipo de salud tenga todas la herramientas, conocimientos y entrenamiento necesarios para realizar correctamente el screening, que es una estrategia aplicada para detectar estas enfermedades en pacientes que no evidencian síntomas”, refirieron los capacitadores.

Sobre los pacientes, comentaron que el grupo objetivo está compuesto por “todos los mayores de 6 años que consultan en los efectores de nuestra área programática” a quienes posteriormente se les hace la ficha de empadronamiento y clasificación para “detectar de esta manera ciertos factores de riesgo, como por ejemplo, sobrepeso, obesidad, diabetes, hipertensión, dislipemia, entre otros. Y en base al riesgo cardiovascular, programarle un turno para la atención”.

Precisó que el abordaje y seguimiento al paciente consiste en la consulta, los estudios, los controles, el diagnóstico, el tratamiento y la entrega de la medicación adecuada. Además se hace un trabajo de promoción de la salud, que consiste en “educar al paciente, concientizarlo para fomentar en ellos hábitos saludables, que contribuyan a que pueda  mejorar y mantener una mejor calidad de vida”. Y de esta manera evitar que dichas enfermedades puedan evolucionar en otras más graves, que “en un una gran mayoría suelen ser invalidantes y discapacitantes”.

“Lo fundamental es que una vez que el paciente sea detectado, empadronado, clasificado, fichado, y posteriormente a la primera consulta, se vaya del centro de salud con su próximo turno programado para la atención. En los casos necesarios, con las interconsultas programadas con los especialistas en el segundo nivel de atención y la solicitud de los estudios complementarios también programados, por ejemplo, cardiología, nutrición, laboratorio, ecografías y con sus medicamentos”, dejaron como mensaje central de la jornada formativa.