Compartir

Causo pesar el repentino fallecimiento de Marco Antonio Arrieta Cardona, un ex funcionario público que se había acogido recientemente a los beneficios de la jubilación y quien fuese cofundador del Colectivo de Españoles Residentes en Formosa (CERF).

Dueño de una personalidad singular que se había moldeado en sus ancestros hispánicos y en una alta calidad intelectual que le permitió abordar con facilidad los más variados temas referidos a la tecnología – para lo cual conto con formación académica ya que no le falto mucho para recibirse de ingeniero- el extinto formo parte de la estructura administrativa de la legislatura local y cuando Gildo Insfrán asumió la gobernación fue designado para desempeñarse como intendente de la Casa de Gobierno.

Una de sus iniciativas fue la construcción de la escalera de emergencia que no hace mucho demostró su valía cuando se registro un incendio en una de las oficinas del primer piso de la sede del PEP.

Estaba casado con Eda Duarte, quien fuese la primera reina de la Fiesta del Pomelo de Laguna Blanca con la que tuvo hijas y nietos de los que se sentía orgulloso.

Trabajaba últimamente para ayudar a resolver las inquietudes de los españoles y sus descendientes radicados en Formosa en gestión compartida y complementada con el vicecónsul de España en Formosa, doctor Gustavo Aragüés, quien manifestó su pesar por el deceso de Arrieta Cardona a cuyos familiares transmitió sus sentimientos por la muy sensible  pérdida.

Apenas relacionado con el Colectivode Españoles, el hoy  extinto,  en el ánimo de difundir lo realizado y lo por hacer, informó que la entidad tomó la determinación de crear una página en Facebook, para ser más visibles, ante los españoles de la provincia y el mundo.El sitio es Colectivo de Españoles en Formosa, solicitando que esta novedad sea difundida entre familiares y amigos con nacionalidad española, que residan en la provincia de Formosa.

Hacía notar , además,  que desde su creación, todos los trámites se relacionaban prácticamente con España, por ello se regían con lo normado por la ley cuarenta, que es el Estatuto de Españoles Residentes en el Exterior, dado que hasta entonces  los trámites de nacionalidad y pasaportes,los cubría  el viceconsulado.

Mostraba hace algunos años que el contar con personería jurídica en Argentina constituía  un reiterado reclamo por parte de miembros del colectivo, por cuanto aspiraba  inscribirse como institución española en el exterior y  contar con un predio, así también,de ser posible, buscar las ayudas necesarias para construir su propia sede social.