Compartir

“Aproximadamente en el año 2013 se estableció en Formosa un comercio de venta de motovehiculos importados cuya denominación de fantasía era la de Hollister MotosSRL, y cuyos socios residen en la provincia de Corrientes, manteniendo en la nuestra a un responsable o representante hasta aproximadamente el año 2014”, expone la Defensoría del Pueblo de la provincia.

Denuncia que “en ese lapso vendieron centenares de motocicletas y en la mayor parte de las transacciones no hicieron entrega de los documentos esenciales para que los consumidores pudieran inscribir en los registros correspondientes los vehículos y de esta manera no tener inconvenientes en la vía pública con las fuerzas de seguridad y además con los controles  municipales, para luego, “desaparecer del mercado local , dejando a más de un centenar de personas con la imposibilidad de cumplir con sus obligaciones”.

Gialluca, resaltó que “conocemos casos en los cuales el bien fue pagado al contado y sin embargo no se le entregó ninguna documentación, salvedad esta, puesto que conocemos de comercios del rubro que al financiar una venta, retienen la documentación a modo de extorsión hacia el comprador, mas allá de hacerles firmar pagarés u otros papeles abusándose de la posición en que se encuentran y de la necesidad de la gente”.

Desde el Organismo de la Constitución, se señaló que “actualmente  existe en trámite una causa judicial por ante la Justicia Ordinaria y que habiéndose tomado conocimiento que consumidores tanto de capital como del interior provincial, continúan, “en situación irregular en cuanto a la inscripción del vehículo”. Ante esto es que se solicitó que  todos aquellos compradores que necesiten normalizar la compra, se acerquen por ante la Defensoría del Pueblo, tanto en horario matutino como vespertino , con el objetivo de obtener de las personas obligadas las entregas de todas las documentaciones correspondientes ,de manera absolutamente gratuita.

En estos casos los vendedores se quedaron con las facturas de compras originales, o la certificación emitida por contador público, certificados de fabricación y de importación intervenidos por la Administración Nacional de Aduanas (Certificado de Nacionalización) o su duplicado, solicitud Tipo 01 – para uso exclusivo de motovehiculos importados-, cuit o cuil del vendedor, entre otros elementos necesarios para que se pueda registrar el moto vehículo y lograr supatentamiento y demás tramites que exigen las normativas vigentes.