Compartir

Luego del aplazamiento en el Senado del debate por el Impuesto a las Ganancias, la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Formosa, en nombre y representación de la universalidad de empleados públicos, privados, jubilados, PyMES, y otros que vienen soportando directamente sobre sus haberes desde hace años el ya famoso impuesto a las ganancias y no existiendo en el proyecto que se trata en el Senado de la Nación, un concepto de justicia distributiva, puesto que el Gobierno Nacional ha tomado a esta cuestión, que el mismo incluyó como punto a tratar en las sesiones extraordinarias, como un tema político y no de políticas públicas, sin analizarse lo que pagan los trabajadores, empleados públicos, jubilados y amenazando con no vetar dicha ley, lo que a todas luces indirectamente implicará que muchas provincias que dependen de los recursos federales se vean perjudicadas, se giró una nueva formal Actuación con carácter urgente al actual Presidenta de la Nacion Ing. Mauricio Macri, con el objetivo de que se encuentre una solución que implique una justa composición de intereses o en su defecto el Estado Nacional, compense la baja de ingresos a las provincias en un marco de federalismo que está contemplado expresamente por la Constitución Nacional y el de todas las provincias argentinas.

El Ombudsman José Leonardo Gialluca, recordó que “los gobiernos provinciales se hacen cargo de la salud pública, seguridad, educación, producción, cuestiones estas que antes estaban a cargo de Nación y por ello es que de esta nueva norma deben salir todas las partes beneficiadas”.

“Así surge que cada país tiene su sistema tributario diferente y definido en función del Estado qué quiere tener y cuál es su sistema tributario, y obviamente tenemos distintos niveles adquisitivos, los que está relacionados con el costo de insumos y productos que se consumen por lo que es difícil hacer cualquier comparación”, expuso.

Señalo que “existen diferencias notorias en algunos regímenes, por ejemplo en Paraguay la tasa es de 10 % tanto para personas físicas o empresas. Ese país tiene un impuesto a la renta de personas físicas desde 2011, o sea que le llevamos 50 años de ventaja grabando a las personas físicas”.

Detallo que en Uruguay tienen un mínimo bajo si se compara con Argentina, porque hasta la suma de 10 mil dólares anuales nadie paga impuesto a las rentas. Un profesional recién recibido su retribución podría estar en 1000 a 1200 dólares al mes, unos 15 mil dólares al año y tienen exentos 10 mil. En Uruguay las tasas para las personas físicas o trabajador llegan al 36%, en dicho país se paga eso cuando se supera, pesos argentinos  $ 2.400.000. En el caso de Estados Unidos tiene una escala muy alta que es de 45 %, con una progresividad muy importante, pero obviamente que tiene mínimos exentos muy elevados. Ningún profesional recién recibido, -cuya retribución sería 36 mil dólares al año-, paga porque los mínimos están muy arriba. Se paga mucho cuando se gana mucho. En la Argentina existe una escala  desde enero del año 2000, de ahí hasta la fecha la inflación ha sido del 1900 %, es decir que tendríamos que actualizar esa tabla por 20, lo que golpea principalmente a toda la clase trabajadora de nuestro país”.