Compartir

Desde la Defensoría del Pueblo se planteo tanto a la municipalidad capitalina como al Concejo de Seguridad Vial, la necesidad de un centro de transferencia de cargas en la ciudad. Se advierte acerca del permanente ingreso de camiones de gran peso fuera de los horarios de carga y descarga en pleno centro de la ciudad, lo que ocasiona no solamente inseguridad vial, accidentes, roturas de calles, embotellamientos y fuerte contaminación al ambiente, mereciendo una fiscalización especial con corredores predeterminados a todos los camiones de carga con rollizos y arena que constituyen permanentemente un peligro por la avenida Napoleón Uriburu.

El Ombudsman Provincial, José Leonardo Gialluca, señalo que “hemos pedido que se respeten los horarios de transporte pesado para carga y descarga que son desde medianoche a las 6,30 y de 13,30 a 15,30, lo cual para nosotros Institucionalmente ya es una medida insuficiente y generadora de graves inconvenientes, al punto que los comercios deben poner diferentes obstáculos físicos móviles en esas zonas para poder trabajar y así bajar mercaderías varias”.

“Por ello y padeciendo el microcentro de la ciudad de Formosa, fuertes inconvenientes de tránsito, que se acentúan en estas fechas y también durante las actividades plenas de los ciclos lectivos, se sugirió al Municipio la proyección y posterior puesta en marcha de un “Centro de Transferencia de Cargas” lo que generara fuertes beneficios para todos los vecinos y comercios.

Gialluca afirmo que “las empresas privadas y también el mismo Estado, debe entender que el crecimiento demográfico y la centralización de la mayor parte de las actividades dentro de las cuatro principales avenidas son ya caóticos”. Expuso que “una prueba concreta de ello fue el grave inconveniente causado por un acoplado en la esquina de Maipú y Padre Patiño en el día de ayer, “donde el transporte de bebidas no podía girar por la ultima calle mencionada y estuvo más de una hora cruzado en esa bocacalle”.

Afirmo que “estos son ejemplos que se repiten a diario y que para revertir esta temática será necesario depósitos fuera de la ciudad o en lugares adecuados y que los camiones puedan centralizar la logística de carga y descarga en un lugar preparado para tal fin, con ello se podrá equilibrar la ciudad y constituirá un ejemplo de lo que debe ser la asociación público- privado y en donde el sector empresarial es el que debe hacer el mayor esfuerzo,  sin que se cargue absolutamente nada al vecino, que no sea otra cosa que  “mejor calidad de vida y mayor seguridad, dotándose al centro respectivo de instalaciones sanitarias, seguridad y todo el diseño logístico necesario que las áreas competentes determinen”.