Compartir

Ante lo que especialistas en infectologia del país consideran “grave situación” a partir de la interrupción desde hace un año por parte del estado nacional en la provisión de drogas de primera línea para el tratamiento de la tuberculosis, en la provincia se establecieron los mecanismos alternativos que permitieron mantener la atención integral y gratuita a cada paciente.

Así lo expuso el doctor Carlos Colombo, director del Dispensario de Vías Respiratorias y responsable del programa TBC (Control de la Tuberculosis) en Formosa.

Fue en respuesta a la consulta ante lo expuesto desde la Sociedad Argentina de Infectologia, quienes le señalaron al ministro de Salud de la nación, Jorge Lemus, que muchos de sus asociados le advirtieron que desde hace más de un año hay problemas con la provisión de drogas de primera línea para tratar a los pacientes con tuberculosis.

Incluso desde la SADI advierten acerca de “las graves consecuencias que acarrea la interrupción o el irregular cumplimiento del tratamiento de esta enfermedad, que pueden derivar en fallas terapéuticas o aparición de cepas resistentes, con todo lo que ello implica”.

El doctor Colombo entiende que “para una crisis de este tipo los errores son múltiples, aunque fundamentalmente lo que se dio tuvo relación con la previsión de compra para su distribución nacional”. Explicó que “la compra requiere cumplir una serie de requisitos de orden técnico-administrativo  que demanda su tiempo, y que al no haberse adoptado las previsiones se genero este bache de falta de insumos”.

Expuso que “esta situación hace varios años no la teníamos. Tenemos drogas de triple y cuádruple asociación, que se fabrican en la India y donde interviene la Organización Mundial de la Salud, y requiere de un trámite muy engorroso para el ingreso al país”.

“Pero este año entramos en crisis con algunos tipos de fármacos del programa, sin embargo en nuestro caso, me refiero a la provincia de Formosa, en ningún momento se discontinuo el suministro y tratamiento a nuestros pacientes”, expuso.

Insistió en este sentido señalando que “la totalidad de los pacientes formoseños mantuvieron la cobertura integral, lo único que se modifico en algunos casos fue que se varío el esquema de seis por nueve meses de tratamiento, pero por supuesto, manteniendo la misma eficacia en el resultado final”.

Destaco finalmente Colombo que “ante la no provisión de los medicamentos e insumos desde el programa nacional de control de la tuberculosis, poder mantener el tratamiento fue merito de la gestión local que nos permitió disponer de drogas alternativas para su cobertura integral”.

Indico que este viernes recibió una comunicación desde el programa nacional de TBC donde se señalaba que en la segunda quincena del mes tendrían que estar llegando las drogas y se iniciaría su distribución.