Compartir

En el marco de la conmemoración del Día Mundial contra el Cáncer de Mamas, el ministerio de Desarrollo Humano formoseño promocionó en la provincia la importancia de prevenir y de detectar la enfermedad en fase temprana por medio de controles sencillos y estudios de acceso gratuitos.

Equipos de centros de salud y hospitales tanto de capital como del interior del territorio, fortalecieron la promoción que realizan a lo largo del año mediante charlas de concientización con distintas modalidades, destinadas especialmente a la población femenina “por ser uno de los cánceres más frecuentes que se presenta en las mujeres”, pero también a toda la comunidad porque “todos debemos informarnos, y saber que también puede manifestarse en los hombres”, comentaron desde la cartera sanitaria provincial.

Algunos de los efectores protagonistas fueron los hospitales de las localidades de Las Lomitas, San Martín 2, Comandante Fontana y Clorinda. En la capital provincial hicieron lo propio los hospitales: Madre y el Niño, Distrital 8 y los centros de salud de los barrios: El Pucú, San Antonio, 7 de Mayo, Villa Hermosa, San José Obrero, entre otros tantos ubicados en las diferentes áreas capitalinas de cobertura sanitaria.

Promoción callejera, exposiciones teóricas con proyección de audiovisuales y entrega de materiales gráficos educativos, explicaciones prácticas acompañadas con láminas y muñecos para “una mejor llegada de los mensajes a través de demostraciones detalladas”, señalaron que fueron algunas de las modalidades adoptadas por los profesionales y agentes sanitarios para enfatizar las acciones.

A lo anterior se sumó además el testimonio de pacientes “que gracias al diagnóstico temprano han recibido tratamiento oportuno, y que desean compartir con otras mujeres su experiencia para alentarlas al cumplimiento de los estudios y controles que se determinan para cada edad”, añadieron.

Los temas más reiterados en  cada actividad fueron: autoexploración mamaria mensual a partir de los 20 años, examen médico de las mamas desde los 25 años en adelante y el estudio de mamografía acompañado de ecografía mamaria, desde los 40 años y debe hacerse anualmente, salvo indicación médica por antecedentes hereditarios de la enfermedad o por la detección de bultos o alteraciones en la mama que precisen estos estudios.

El personal de salud insistió a las mujeres y vecinos de cada comunidad en la importancia de efectuarse los estudios “en los tiempos y formas difundidos”, teniendo en cuenta que cuando más temprana es la detección, es decir en los primeras etapas de la enfermedad “más alta es la efectividad de los tratamientos que se aplican y esto aumenta a su vez las posibilidades de sobrevida”.

Por otra parte, reiteraron que para prevenir el cáncer de mamas, otros tipos de cánceres y distintas afecciones que pueden ser desde leves hasta muy graves lo fundamental es llevar adelante hábitos de vida saludables, dejando de lado las conductas y prácticas perjudiciales “que está comprobado que se asocian al desarrollo de factores de riesgo, y de enfermedades de múltiples orígenes que de acuerdo a su evolución pueden afectar a los pacientes en diferentes grados”.