Compartir

Jóvenes de la EPES 50 de la localidad de Las Lomitas participaron de una nueva charla de promoción de la salud organizada por el hospital distrital local, desde la cual resaltaron una vez más la importancia de desarrollar hábitos sanos que favorezcan la prevención de diferentes patologías, como por ejemplo la obesidad y otras tantas más.

La charla forma parte de las actividades extra muro, que a lo largo del año, lleva a adelante este nosocomio y que se suman a otras similares, dirigidas a los pacientes y a la comunidad en general, con el objetivo de concientizar “sobre los daños que causa en el organismo la mala alimentación, el sedentarismo, y también la falta de controles médicos periódicos para detectar tempranamente factores de riesgo vinculados al desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles”.

Entre otros factores, hablaron particularmente de la importancia de prevenir el sobrepeso y la obesidad, haciendo alusión a “son condiciones que asociadas a los estilos de vida modernos y que en todo el mundo se han incrementado notoriamente en los últimos años en la población de todas las edades”.

“Sin embargo”, especificaron que “el sobrepeso adquirido durante la infancia o adolescencia puede persistir durante la edad adulta y aumentar los riesgos de enfermedades crónicas no transmisibles: diabetes, hipertensión, cardiovasculares, osteoarticulares” que con el paso de los años pueden ocasionar trastornos severos en la salud y hasta “limitar la expectativa y calidad de vida”.

Hábitos saludables

A su vez, desde el equipo sanitario conformado por nutricionistas, médicos y enfermeros, se enfatizó que “esos trastornos pueden evitarse con la práctica diaria de hábitos sanos que son sencillos de cumplir”, para lo cual solo hace falta “buena voluntad, conciencia y decisión de beneficiarse uno mismo, teniendo en cuenta que somos los protagonistas del cuidado de nuestra salud”.

A continuación explicaron que en la actualidad uno de los malos hábitos que adquirimos fue “el consumo de  alimentos manufacturados de rápida preparación” generalmente ricos en sal, grasas saturadas y azúcares”, asegurando que esto y “deteriora progresivamente la calidad de la alimentación, afectando la salud”.

Lo cual podemos contrarrestar si comemos sanamente, consumiendo mayoritariamente y “distribuidos en las cuatro comidas del día: desayuno, almuerzo, merienda y cena, alimentos y preparaciones ricas en nutrientes esenciales que aportan al organismo lo necesario para un saludable funcionamiento”.

Asimismo, hicieron hincapié en la importancia que tiene “hacer actividad física”, señalando que no es necesario “que sea intensa, con poner el cuerpo en movimiento con caminatas, bicicleta, baile, trote, por lo menos 30 minutos al día, ya es suficiente”. Añadiendo además que el ejercicio debe ser “constante y sostenido en el tiempo”.

Al respecto agregaron que “la falta de tiempo no es excusa y la falta de posibilidad de ir por ejemplo a un gimnasio, tampoco”. Lo fundamental es poner al cuerpo en movimiento porque de este modo “se queman las sustancias nocivas que acumulamos por los excesos en la alimentación”.

“Debemos abandonar el sedentarismo de estar tantas horas frente al televisor, utilizando tablet, celular, computadora”, advirtieron también; reivindicando que “esto es igualmente dañino. Para todo debemos delimitar un tiempo, sin excedernos. Lo importante es hacer un poco de todo, donde lo primordial sea el cuidado de nuestra salud”.