Compartir
Fue ratificado que este viernes 28 operara el  inicio del pago de haberes del mes de abril a los agentes de la administración pública provincial, el que marcara el debut del incremento establecido por el gobernador Gildo Insfrán.
Justamente se trata del arranque de un cronograma de carácter excepcional, ya que junto al haber de abril con la recomposición asignada del 20%, se le agrega el diferencial retroactivo del 1° de marzo.
Este viernes percibirán sus ingresos a los agentes pasivos dependiente de la Caja de Previsión Social, en tanto que el día sábado 29 se abonara a los agentes activos. En el caso de los docentes incluye además los conceptos de Garantía Salarial y el FONID (Fondo de Incentivo Docente).
Se indicó asimismo que esta mejora, implica una erogación al estado provincial superior a los $1500 millones para el rubro personal, dado que mensualmente la recomposición demanda una inversión del orden de los $200 millones extras, que anualizado se cuantificara en los $2300 millones que informo Insfran al momento de anunciar este aumento salarial.
Fue expuesto que “si bien el primer beneficiado es el agente estatal con esta recomposición global del 30%, que en esta primera escala que hace su debut este viernes alcanza el 20%, y luego en julio un  5% y en septiembre el restante 5%, respectivamente, aunque lo será también el comercio, la pequeña industria, y los demás segmentos, ante quienes los agentes hacen sus gastos cotidianos”.
Otro aspecto significado tuvo que ver con que “este porcentaje del incremento, está conteste, como es norma en esta gestión de gobierno, en el análisis de equilibrio de las cuentas, y obviamente a partir de las posibilidades razonables en las erogaciones del estado, donde se compatibiliza necesidades de diferentes ordenes, desde la infraestructura, salud, social, entre otros segmentos que también deben ser atendidos con recursos de la administración general”.
Finalmente desde la cartera de Economía Provincial se destaco que “este tipo de medidas de profundo contenido social no es casual, puede darse a partir de una conducta fiscal constante y ordenada, como caracteriza a la gestión del doctor Gildo Insfrán”.