Recomendaciones para evitar golpes de calor en días de altas temperaturas

Compartir

Es necesario tener en cuenta que el impacto del calor extremo puede traer consecuencias graves al organismo si no se toman ciertos recaudos.

La llegada del verano en nuestra zona, está caracterizada por temperaturas muy altas, incluso extremas, que en varios días superan los 40ºC. Uno de los cuadros más frecuentes que acarrea es el golpe de calor, definido como una lesión en el organismo, causada por el exceso de calor, debido a una exposición prolongada a las altas temperaturas, al sol, o por hacer actividad física en ambientes calurosos y poco ventilados.

Se produce porque el cuerpo pierde agua y sales. La persona comienza a sentir un malestar general y se produce la  falla de los mecanismos para la regulación del calor y entra en shock. Los grupos etarios más afectados, son mayormente los adultos mayores, bebés y niños, sin embargo puede darse en cualquier edad.

Es un cuadro similar al de una deshidratación y en general,  los síntomas son: sed, dolor de cabeza, la sensación de tener la boca pastosa y sudar en exceso, temperatura corporal elevada, entre 41 y 42ºC. Respiración y pulso débiles, confusión, delirio, broncoaspiración, vómitos, convulsiones, pérdida de conciencia,  y hasta puede causar la muerte si no se alivian los síntomas y se trata rápidamente.

¿Qué hacer ante esta situación?

Primeramente, enfriar el cuerpo de la persona con paños que deben colocarse en el cuello, ingle, axilas y cabeza hasta bajar la temperatura corporal a por lo menos 39º. Poner a la persona en un ambiente fresco y ventilado. Hidratarla lentamente, no solo con agua, sino también con bebidas con sales, evitando hacerlo de golpe. Hacer rápidamente la consulta médica, o bien, llamar de inmediato al sistema de emergencias.

¿Cómo evitarlo?

Una de las medidas principales esmantenerse hidratado, aumentando diariamente el consumo de líquidos. Las personas mayores, por la edad, se vuelven menos sensibles a sentir sed pero es fundamental que tomen agua y estén muy bien hidratados.

Debe tenerse en cuenta que cuando la temperatura sube y comienzan los síntomas, el cuerpo puede haber perdido ya entre 4 y 6 litros de líquido, que se deben reponer de forma constante.

También se debe evitar la exposición prolongada a los rayos solares y evitar hacer actividad física durante las horas de máximo calor para prevenir la pérdida importante del agua corporal. Se recomienda que la actividad física se realice por la mañana temprano o por la tarde, luego de la caída del sol y preferentemente en los lugares que sean más frescos y donde corra viento.

Se aconseja igualmente usar ropa holgada, de telas frescas y de colores claros; utilizar sombrillas y sombreros de alas ancha que cubran el cuello y la nuca; y tratar de mantenerse lo máximo posible a la sombra, en lugares frescos y ventilados.