Compartir

Decisiones políticas adoptadas recientemente por el poder Ejecutivo para garantizar la comida a los formoseños, sobre todo a los más vulnerables, son calificadas como un gesto humanista y cristiano por el vicepresidente de la Legislatura, agrimensor Antonio Taboada.

Dijo el legislador  que la expresión del gobernador en el barrio San Pedro no le llama la atención porque es coherente con su pensamiento y su condición de justicialista asi como también que no es desconocida su cercanía permanente con aquellos sectores que más necesitan de la asistencia del estado para resolver sus necesidades prioritarias.

“Garantizar la comida a la gente es un acto humanista”, reitero.

Taboada menciona que extender el servicio nutricional a los colegios secundarios implica complementar la denominada copa de leche que consiste en desayuno y merienda, con lo cual asegurar que la población que compone el sistema educativo tenga asegurados los nutrientes que son fundamentales para mejorar su calidad de vida y el aprendizaje y rendimiento  en las aulas.

Reconoce como válido, además, el esfuerzo presupuestario que realiza el gobierno provincial para que funcione este servicio nutricional  del mismo modo que aporta para obras educativas como las ultimas que se está inaugurando.

El diputado también elogio la puesta en marcha del programa “En Formosa compra más y paga menos” que ha cumplido sus dos primeras jornadas de promoción para aquellos trabajadores que dispongan de las tarjetas de débito y a los que se les reintegra el 50% de las compras que realicen hasta un monto de 3000 pesos.

“Es importante este acuerdo que beneficia a todos los estratos sociales y también a los negocios de las más  variadas dimensiones porque junto con los supermercados han acrecentado sus clientes los autoservicios y los almacenes de barrio, esos que son verdaderos aliados de la familia y en especial de los más humildes”, expreso.

Taboada entiende que estas medidas tienen que ver con el impacto que han producido las políticas económicas nacionales y que determinan que se hagan esfuerzos imprevistos en las inversiones del estado que son sostenidas como consecuencia de una administración criteriosa y responsable de sus recursos financieros.