Compartir

El gerente general de REFSA, Benjamín Villalba , confirmó que a partir del 1° de mayo rigen nuevas tarifas de energía  para los usuarios no residenciales  y especificó que  “la tarifa comercial sufrirá un aumento del 7,2 por ciento  y los grandes usuarios un aumento del 5 por ciento”, de acuerdo a lo dispuesto por el gobierno nacional.

Villalba explicó que a través de la Resolución N°14 del ministerio  de Hacienda, mediante la cual se informa a las distribuidoras  que rigen dos nuevos aumentos- programación estacional de invierno para el mercado eléctrico mayorista – que rigen desde el 1 de mayo hasta el 31 de julio del 2019.

Detalló que en la mencionada resolución  expresa que “el congelamiento de la energía domiciliaria”, al tiempo que advirtió que “los comercios, o sea la tarifa comercial sufrirá un aumento del 7,2 por ciento  y los grandes usuarios un aumento del 5 por ciento”.

Aclaró que  Refsa “no tenía discriminado el precio del kilovatios domiciliario y el kilovatios residencial, sino que era el mismo precio”, pero advirtió “que el gobierno nacional  puso una nueva grilla denominada residencial, por lo cual los  que son no residenciales  tendrán un aumento del 7,2 por ciento.”

Dejó en claro que la diferencia que  Refsa tenía entre un precio comercial y uno domiciliario  era  en concepto de IVA, especificando que para las familias residenciales  era del 21 por ciento, en tanto que para los comercios era  el 27, por ciento más el 13,5 por ciento, aunque el precio del kilovatios para ambos casos, era el mismo.

Confirmó que a través de esta nueva resolución  se discrimina la llamada grilla no residencial  y tiene un aumento en la compra de la energía del 7,2 por ciento  y a los grandes usuarios un 5 por ciento.