Compartir

Familias de la comunidad Juan Gregorio Bazán fueron beneficiados por un nuevo operativo sanitario desplegado por un equipo del Hospital distrital Las Lomitas que trasladándose hasta el lugar, fortaleció las atenciones realizadas a diario por sus pares locales.

Este localidad se halla ubicado en el centro oeste de la provincia, a pocos kilómetros del mencionado efector distrital, cabecera de la zona, destacado por la articulación que lleva adelante con los demás hospitales y centros sanitarios para dar las mejores respuestas en el ámbito de salud a los miles de vecinos que  habitan en esta porción de la geografía formoseña.

Las distintas prestaciones de la jornada fueron realizadas de forma conjunta con el equipo que día a día trabaja en el Centro de Salud local. Las mismas abarcaron: atenciones médicas, de enfermería, odontología según las edades y necesidad de cada paciente.

Entretanto, las embarazadas fueron beneficiarias de los múltiples controles prenatales concretados desde el servicio de obstetricia: control de peso, tensión arterial, exámenes clínicos integrales, medición del crecimiento uterino y de los latidos fetales. Mientras que se les entregaron: medicamentos recetados, complejos vitamínicos con refuerzo de hierro y ácido fólico, y cajas de leche

Los obstetras entregaron también métodos anticonceptivos teniendo en cuenta la elección de cada familia y el estado de salud de cada mujer, al tiempo que reiteraron la importancia del uso del preservativo como barrera fundamental para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Toda la población fue destinataria de las atenciones y otras tantas prestaciones. Sin embargo, como es habitual y esta delineado desde la cartera sanitaria provincial, el hincapié fue puesto en los bebés y niños pequeños.

Así fueron abarcados con “controles del niño sano y, a la vez, fue realizado el seguimiento a los que poseen historia clínica con antecedentes de factores de riesgo y con diagnóstico de patologías crónicas”, describieron los encargados del operativo.

A los adultos se hicieron igualmente las mediciones de tensión arterial y nivel de glucosa en sangre correspondiente; además del control del peso y la evaluación nutricional completa.

En todas las edades fueron  promovidos hábitos de vida sanos que apuntan al “mejoramiento de la calidad de vida del paciente, por medio de  consejos que deben ponerse en práctica para estar saludables y evitar enfermedades”.

Al respecto destacaron: la aplicación de las vacunas, la higiene del domicilio y de los utensilios que se utilizan para comer y cocinar; comer alimentos sanos y beber agua segura; cuidar la salud bucal con el cepillado correcto luego de cada comida y la consulta con el odontólogo, como parte indispensable de la salud integral.

Los profesionales de odontología atendieron a niños y adultos; y fueron también “programados turnos para atenciones que requerían mayor complejidad en el hospital”.

Todo lo anterior fue acompañado con la revisión y actualización de los carnets de vacunas, previa aplicación de las dosis faltantes según lo indica el calendario de vacunación vigente para los diferentes grupos etarios y teniendo en cuenta las condiciones específicas de salud de cada persona.