Taller de antropometría y diagnóstico nutricional en pediatría en el centro de salud República Argentina

Compartir

Mediante el mismo, el equipo de salud optimizó sus conocimientos en cuanto las técnicas de medición y el percentilado en niños.

El centro de salud de barrio República Argentina fue sede de un nuevo taller de antropometría, llevado a cabo por el equipo del área de nutrición de la Dirección de Maternidad, Infancia y Adolescencia del Ministerio de Desarrollo Humano.

Con el nombre “antropometría y diagnóstico nutricional en pediatría”, la jornada fue dirigida al personal, del citado centro de salud: nutricionistas, pediatras, enfermeros y demás profesionales involucrados en la atención y seguimiento de los bebés y niños.

Las exposiciones teóricas fueron acompañadas por instancias prácticas, a fin de afianzar las técnicas de medición antropométricas de: peso, talla y el percentilado correspondiente.

Al respecto, remarcaron, que las mediciones tienen por objetivo “evaluar antropométricamente al niño, para establecer un diagnóstico nutricional oportuno y brindarle el tratamiento necesario para mejorar, en los casos necesarios, el estado nutricional”.

Por otra parte, los datos recogidos, a partir de las mediciones, son asentadas en la base de datos para trazar periódicamente nuevas estrategias, que apuntan a mejorar y a sostener una buena nutrición en las distintas etapas del crecimiento infantil.

Asimismo, el equipo de nutrición reiteró la importancia de instar a las madres y a los padres, a crear en los niños hábitos alimentarios saludables, desde el momento mismo en que se incorporan los alimentos sólidos a la leche materna, a partir de los 6 meses de edad.

“Una inadecuada alimentación y los malos hábitos alimentarios, son frecuentemente el origen no solo de trastornos alimentarios, sino también de muchas otras enfermedades que, con el paso del tiempo, pueden traer graves consecuencias a la salud de los niños y de personas de cualquier edad”, insistieron los profesionales.

Y agregaron que, ahí radica esencialmente la importancia de fomentar una buena alimentación, desde edades tempranas, y de hacer un control adecuado del estado nutricional “para corregir a tiempo lo que es necesario y evitar mayores complicaciones”.