Compartir

Espacio terapeútico en el que se elaboran numerosos productos panificados, a la vez que se fomentan hábitos, conductas y valores que promueven el desarrollo de cualidades personales y el vínculo estrecho con el entorno. 

Pacientes del servicio de Salud Mental y Neurociencia, efector ubicado en el predio del Hospital Distrital 8 en la Jurisdicción 5 de la ciudad de Formosa, están llevando adelante el taller de “Cocina Saludable y Panadería”,  en el marco de los tantos espacios psicoterapéuticos que se implementan desde este servicio de salud para promover hábitos y conductas sanas.

La instancia terapéutica formativa se encuentra a cargo de profesionales de nutrición que trabajan de forma interdisciplinaria con otros miembros del equipo de salud mental. A través del trabajo conjunto fomentan en los pacientes una serie de pautas de convivencia y de valores; al tiempo que se “estimula en cada uno de ellos el desarrollo de habilidades personales”, explicaron.

En relación al taller de cocina en particular, referentes del equipo comentaron que los pacientes, guiados por los nutricionistas y acompañados por los terapeutas, elaboran entre otros productos: alfajores de maicena, pan integral con semillas, pan de queso, pastafrola, budín inglés y galletitas de queso”.

Entre los objetivos del espacio, agregaron que también apunta a potenciar y crear conciencia sobre hábitos cotidianos saludables, promover el autocuidado mediante la elección de prácticas diarias sanas, desarrollar y enriquecer la autoestima, estimular la participación activa y responsable entorno a sus propias vidas.

Además se difunden condiciones adecuadas de trabajo y formas de esparcimiento y descanso “brindando al paciente este tipo de espacios de contención donde se sientan libres de expresar sus emociones y compartirlas con el grupo”, señalaron desde el equipo organizador. En tanto  añadieron que “se los insta a potenciar sus capacidades de manera autónoma e independiente”.

Cabe recordarse que al taller descripto, se suman asimismo distintos talleres similares y salidas terapeúticas cada 15 días a diferentes espacios públicos. Estas últimas, son coordinadas con otros organismos gubernamentales con el objetivo de posibilitar “su interacción con el medio en el que viven, conocer más su ciudad y favorecer las relaciones entre ellos y con  las personas de su entorno.

Otros de los talleres que se llevan a cabo son: huerta, teatro, psicoeducación, lectura, carpintería, manualidades. Junto con los paseos terapéuticos,  alcanzan a los usuarios del servicio, tanto los de la modalidad “día” como los de “internación”, produciendo en ellos amplios resultados positivos y beneficiosos como por ejemplo “el desarrollo de habilidades vinculadas al cuidado del cuerpo, descanso, recreación y prevención de enfermedades y accidentes domésticos”.