Un servicio social eficiente beneficia en Buenos Aires a los formoseños

Compartir

Una misión que se centraliza en la Casa de Formosa

 Aunque sus directivos insisten en mantener el perfil bajo y sintetizar que los logros deben atribuírseles al gobernador , doctor Gildo Insfrán, hay consenso unánime de los asistidos acerca de la eficacia del Servicio Social que presta la Casa de Formosa en Buenos Aires.

En conexión directa con IASEP, este organismo que depende del ministerio secretaría general de la Gobernación, cumple una tarea que es desplegada durante las 24 horas del día ya que la llegada de los vuelos sanitarios o las ambulancias con pacientes que sufren patologías complejas desde esta ciudad y los más apartados rincones de la provincia, mantiene en permanente emergencia y estado de atención constante a su personal.

Hay un equipo de jóvenes que cumplen con la misión de atender a los enfermos desde el alojamiento seguro, el apoyo alimentario y el traslado de ellos desde la sede de la Casa de Formosa hasta los distintos centros de salud de alta complejidad.

En todos los casos, se trata de pacientes que cuentan con la obra social de IASEP y PROFE así como aquellos que carecen de ella y que son derivados por gestión del ministerio de Desarrollo Humano.

Los enfermos pertenecen a familias que provienen desde los centros de salud, hospitales de complejidad creciente y el HAC cuando la gravedad de los casos así lo requiere figurando entre los afectados niños, adolescente, jóvenes y adultos mayores.

IASEP se encarga de la cobertura con medicamentos a los pacientes internados, la que tiene un alcance del 100% en todos los casos.

Se les ha ponderado la misión solidaria que les toca desempeñar aunque los agentes del Servicio Social se mantienen firmes en la referencia del subsecretario de la Casa de Formosa, doctor Juan Manuel “Lito” Cambra acerca del carácter solidario que debe primar en cada acto que les toque atender, sea cual fuese el desenlace final.

Lo cierto es que sobre el funcionamiento de este servicio que se presta en la Ciudad de Buenos Aires para los formoseños incrédulos, es probable que deban necesitar de él en algún momento de sus vidas para reconocer su importancia y el comprometido trabajo de sus integrantes.